Los furtivos dejan esquilmada la ría

|

Aunque la recatalogación la semana pasada de la parte interna del estuario señalaba hacia una salida económica para el colectivo de a pie, ahora parece que los bancos no darán suficiente marisco como para aumentar de forma sustancial sus ingresos. Y es que los profesionales denuncian que la ensenada está totalmente esquilmada y prueba de ello es que el colectivo no logró alcanzar ni siquiera la mitad de los topes de capturas marcados en el plan de explotación. Fueron 53 personas las que ayer se decidieron a ir a mariscar a esta zona ya calificada como B –del puente de A Pasaxe hacia el interior–, lo que suponía que entre todos podrían llegar a vender como máximo 1.272 kilos de mariscado variado que se quedaron en 515.

Destaca, en concreto, el caso de la almeja babosa, ya que, aunque la Xunta permite a cada mariscador retirar dos kilos de este bivalvo en el GAL 05/06 –así se denomina formalmente este entorno– no pueden hacerlo por el escaso tamaño que presentan los ejemplares. El portavoz de la agrupación de pie, Manuel Baldomir, asegura que la mayoría no alcanzan la talla legal y los que lo hacen son tan escasos que ni los compradores los quieren.

Precisamente por este motivo durante la jornada de hoy los profesionales preferirán acudir al otro entorno de la ría –GAL 05/05–, en donde pueden extraer hasta siete kilos de almeja babosa.

En los siguientes meses la idea es ir alternando días de trabajo en cada zona para evitar agotar los bancos.

Ilegales > El problema es que esta decisión no depende solo de ellos, sino de los furtivos, que aprovechan las mareas de la noche para faenar no solo a mano sino pasando el \“can\”, un arte prohibida que arrastra todo cuando hay en el fondo del mar. \“Están os areais todos marcados\”, afirma Baldomir, que explica que tanto el biólogo de la cofradía como el de la Xunta hicieron informes al respecto, pero denuncia la falta de intervención de la Consellería do Mar.

La mejor consecuencia de que la última zona C que quedaba en O Burgo mejorase la calidad de sus aguas y pasase a B es que los profesionales podrán volver a extraer berberecho, un bivalvo que la consellería prohíbe trasladar a la batea de reinstalación de Ferrol –a donde debe ir el marisco procedente de las zonas C–.

En concreto, ayer se retiraron 235 kilos de O Burgo que se vendieron a tres euros. Por tanto, de media cada profesional extrajo unos 4,4 kilos, cuando legalmente se permite llegar a los diez.

Ingresos > Respecto a la almeja fina, la mejor valorada en el mercado, solo se consiguieron 80 kilos de tamaño grande y 95 de la terciada o más pequeña, que se vendieron a 13,6 y 10 euros cada kilo, respectivamente. Por último se lograron otros 105 de japónica por 4 euros.

Baldomir no se queja de los precios que alcanzó el producto para la época del año que es, el problema para el portavoz es la productividad de los bancos, que es escasa, pese a que el número de profesionales no deja de bajar. Hace cinco años eran 130 trabajadores y ahora son 82, muchos de ellos de baja.

Los furtivos dejan esquilmada la ría