“Los familiares sufren un choque emocional cada vez que aparece algo”

Los servicios de rescate continúan la búsqueda de los desaparecidos en el Orzán / Javier Alborés
|

El jefe del equipo intervención psicosocial de Cruz Roja, José Redondo, dirige el equipo de siete personas que prestan apoyo a los familiares y amigos que se concentran cada día en la Coraza a la espera de noticias. Por el momento, y tras la conmoción del primer día, la situación se ha normalizado en una tensa espera que los miembros de la organización humanitaria tratan de aliviar en lo posible.

—¿Cómo están reaccionando los familiares de las víctimas?

—Por el momento, están muy tranquilos, a primera hora de la mañana todavía no habían llegado y esto es una buena señal, significa que están empezando a descansar.

—Se espera que llegue pronto el padre del estudiante eslovaco al que los policías trataron de rescatar ¿El encuentro generará tensión?

—Que alguien se bañe en la playa y muera un rescatador es una parte de los accidentes que ocurren. Hay personas que lo entienden y otras, que en su dolor, no.

—¿Trabajarán para suavizar el encuentro?

—Si las personas nos lo piden, si. Creo que el encuentro puede ser bueno.

—¿El primer día fue duro?

—Es el que más. El momento en el que uno sabe que el amigo, el hermano, el amigo, desaparición. Pero poco a poco la cosa se va a normalizando.

—¿Y qué pasa cuando se avista un bulto?

—Cada vez que se encuentra algo, sea o no sea de las personas, es un choque emocional. Pero también hay que decir que el dolor es parte del proceso y que hay que es normal que la gente sufra un tiempo..

—¿Se trata de mantener la esperanza o no?

—Más o meos, se aume que es difícil, aunque siempre hay esperanza. Ya se sabe que, cuando la gente no aparece al principio, hay que esperan un tiempo para que luego sea más fácil poder encontrarlo.

“Los familiares sufren un choque emocional cada vez que aparece algo”