Los cardenales no tienen prisa y aseguran que prefieren preparar el cónclave con mucha seriedad

dos operarios de la santa sede instalan una de las estufas donde se quemarán las papeletas efe
|

El colegio cardenalicio \“no tiene prisa\” por fijar la fecha de inicio del cónclave que elegirá al sucesor de Benedicto XVI y prefiere prepararlo de manera \“seria y en profundidad\” antes que convocarlo precipitadamente, una medida que algunos cardenales no entenderían.

Así lo manifestó ayer el portavoz vaticano, Federico Lombardi, tras la celebración de la cuarta congregación general de cardenales preparatoria del cónclave, a la que asistieron 153 de los 207 miembros del colegio cardenalicio, de ellos 113 electores, es decir menores de 80 años y que son los que pueden elegir papa.

Los cardenales electores son 115, por lo que solo faltan por llegar dos, el de Varsovia, Kazimierz Nycz, y el vietnamita Jean Baptiste Pham Minh Man, que llegaran hoy como muy tarde.

Después de tres días de reuniones preparatorias, todas las miradas están puestas en la fecha del cónclave.

\“En el colegio hay una gran voluntad de preparación, seria, profunda y sin prisas. Quizás por ello no ha parecido oportuno plantear fijar la fecha del cónclave que, buena parte del Colegio, podría sentir como algo forzado\”, declaró Lombardi.

Destacan que la situación es muy diferente a 2005 y no hay un favorito

En la línea de que estos días son tiempo de \“profunda reflexión\” se mostró también ayer el cardenal alemán Walter Kasper, presidente emérito del Consejo Pontificio para la Unidad de los Cristianos, quien en una entrevista a la prensa italiana dijo que la situación \“es diferente a 2005\”, cuando fue elegido Joseph Ratzinger, quien desde el primer momento era favorito .

\“Este cónclave hay que prepararlo con calma. Los cardenales casi no nos conocemos. No hay prisa\”, afirmó Kasper, que agregó que la curia vaticana tiene que ser reformada y que \“más allá\” del escándalo Vatileaks (publicación de documentos que desvelaron intrigas y enfrentamientos en el pequeño estado) esa reforma es \“prioritaria\”, ya que \“falta diálogo interno, los dicasterios (ministerios) no se hablan y no hay comunicación\”.

En la cuarta reunión hablaron dieciocho cardenales, que trataron sobre la Iglesia en el mundo actual y las necesidades de la nueva evangelización, los dicasterios y sus relaciones con los episcopados y expectativas y perfil del futuro papa.

En estos días de reuniones, los cardenales norteamericanos organizaron encuentros con la prensa, que ayer fueron cancelados por el Vaticano.

Lombardi dijo que las congregaciones no son \“un sínodo ni un congreso\” de los que se intenta dar la mayor información, sino \“un camino conjunto de maduración para llegar a la decisión de elegir al Romano Pontífice\”.

\“La tradición de este camino es la de reserva para tutelar la libertad de reflexión de cada uno de los miembros del Colegio Cardenalicio que tiene que tomar una decisión tan importante\”, señaló.

Los cardenales no tienen prisa y aseguran que prefieren preparar el cónclave con mucha seriedad