Las obras del Paseo Marítimo se aliaron con la Policía Local para combatir el temporal

|

El temporal anunciado por el servicio meteorológico golpeó ayer la ciudad con fuerza durante todo el día, con abundantes precipitaciones. Lo más duro llegó con la pleamar, momento en el que las olas comenzaron a subir por los arenales del Orzán. A las tres y cuarto, se ordenó el cierre del Paseo Marítimo a los peatones y la Policía Local se desplegó con los coches bloqueando los pasos de cebra. También se cerró la calle de la Cutty Sark, en Adormideras, porque el agua llegaba a la calzada.

Esta vez los servicios de emergencia contaron con las obras del Paseo Marítimo como aliadas. El trabajo para disuadir a los peatones temerarios fue menos. También se cerró el acceso a la zona de Las Esclavas, donde se destacó una patrulla de Protección Civil, así como en el Millennium.

El cierre de los arenales ya se había decretado desde las diez de la mañana, cuando hicieron acto de presencia los responsables de Protección Civil y Seguridad Ciudadana, María José Rodríguez y Germán Lago para comprobar como se precintaban los accesos.

Menos de lo previsto > Sin embargo, las mediciones resultaron ser algo menores de lo que las previsiones hacían esperar, porque la racha más fuerte registrada por la estación meteorológica situada en el dique apenas superó los 70 kilómetros por hora, aunque por lo general se mantuvo en unos cuarenta kilómetros por hora como media.

Eso sí, la fuerza del temporal no dejó de aumentar durante toda la mañana combinándose con la pleamar, para llegar a su punto álgido pasadas las tres de la tarde, de ahí que fuera obligado el cierre de la acera del Paseo Marítimo, lo que supuso una decepción para los curiosos que había desafiado el mal tiempo para contemplar el mar, a pesar de que el teniente de alcalde, Julio Flores, había pedido a la ciudadanía que evitara acercarse al litoral durante toda la jornada.

El dato espectacular de la jornada fue, sin duda el de las precipitaciones. A última hora de la tarde, y con el safalto absolutamente encharcado, los pluviómetros de Meteogalicia habían registrado en Santa Margarita casi 34 litros por metro cuadrado. A última hora, con el mar ya calmado, la Policía Local abrió primero el paso peatonal, y ya hacia la medianoche retiró las vallas de los accesos a las playas.

Las obras del Paseo Marítimo se aliaron con la Policía Local para combatir el temporal