La rotura de una tubería principal inunda una casa y varias calles de Pedralonga

el ideal gallego-2018-10-14-007-6f2382f3
|

La rotura de una de las tuberías principales del suministro de agua en la calle de Monte Mero provocó una inundación que afectó al bajo del número 42 –llegando a alcanzar un metro de altura– y que obligó a cortar el agua a los técnicos de la Empresa Municipal de Aguas (Emalcsa). Según informaron, se trataba de una tubería de 700 milímetros –Auna de las tres más importantes de la ciudad– pero se ignora el motivo por el que reventó. Al lugar acudieron efectivos de la Policía Local, mientras una auténtica riada que llegaba a las rodillas descendía por la calle en dirección a al avenida de Pedralonga.

Se calcula que la rotura se produjo entorno a pasadas las seis y media de la tarde. Aunque no hubo cortes, porque desde Emalcsa desviaron la presión hacia las otras dos tuberías principales de la ciudad, sí se produjeron episodios de turbidez.


Según los testigos, que se quejaron que los efectivos de Emalcsa tardaron hora y media en llegar, “parecía un mar” y el piso inferior de la vivienda quedó totalmente anegado. Todavía no está localizado el punto de la rotura y los técnicos creen que incluso se puede tener que tirar un muro de la propiedad para intentar arreglar la tubería.

Aviso amarillo
Por otra parte, durante la jornada de ayer, el viento multiplicó su fuerza y sopló con rachas que llegaron a superar los noventa kilómetros por hora llegando a arrancar el césped artificial en un tramo de la ronda de Outeiro. Sin embargo, el que se considera el primer temporal de otoño resultó más bien moderado, y los servicios de emergencia solo tuvieron que atender algo más de veinte incidentes, todos ellos de carácter menor, en los últimos dos días.

La mayor parte de ellos se referían a cristales desprendidos o vallas caídas, algunas sobre vehículos, como el de la calle de José María Hernansáez, en O Castrillón. o unas tejas que se desprendieron de una casa abandonada en Mesoiro y fueron a caer al patio de una vecina, o un tejado dañado en Monte das Moas y, lo más curioso, un pedazo de césped artificial que el viento iba arrastrando de un lado para otro.

En algunos casos, los bomberos no actuaron inmediatamente, puesto que se trataban de incidencias de escasa importancia. A veces un vecino alertaba de una chimenea o un antena que parecían a punto de desprenderse, pero solo se examinaba y no se actuaba a menos que se confirmara el peligro.
Para la jornada de hoy se mantiene la alerta amarilla en la ciudad por intensas lluvias, que pueden llegar a alcanzar, según MeteoGalicia, los 40 litros por metro cuadrado en doce horas.

La rotura de una tubería principal inunda una casa y varias calles de Pedralonga