El incendio de las Fragas do Eume empezó en tres focos simultáneos

incendio fragas do eume
|

Lo que a última hora de la tarde del sábado eran 200 hectáreas quemadas en las Fragas do Eume se convirtieron ayer en al menos 750, según el último parte facilitado por la Consellería de Medio Rural, fechado a las 19.30 horas. La reactivación de algunos focos durante la noche provocó que las llamas continuasen su avance y llegasen a nuevos puntos, aunque no fue preciso realizar más de-salojos. Al ocaso de ayer el panorama en la zona de A Capela, la más afectada por el fuego, era algo más halagüeño. Las parroquias de Ribeira, Teixido y Vilariño, donde las llamas se extendieron con más violencia el sábado, estaban ya bajo control y únicamente quedaba un pequeño foco en activo en la orilla del río, en el entorno de Caaveiro, donde se continuaba trabajando para que el fuego no pasase el río y subiese por el monte.

El monasterio de Caaveiro está vigilado con miembros de la Unidad Militar de Emergencias y camiones

El monasterio de San Juan de Caaveiro se mantenía ayer en perfectas condiciones y no se temía por su seguridad. El presidente de la Diputación, Diego Calvo, que ayer visitó de nuevo la zona, confirmó que está permanentemente vigilado por dos camiones y efectivos de la Unidad Militar de Emergencias (UME).

De la superficie quemada, 500 hectáreas se corresponden con zona arbolada y el resto es monte bajo, informó la Consellería de Medio Rural, que mantiene la declaración de Nivel 1 para el incendio, dada su virulencia y cercanía a las viviendas.

El total acumulado de medios que participaron hasta ayer en las tareas de extinción era de 286 efectivos de la UME, siete helicópteros y siete aviones, 14 motobombas, tres palas, 24 brigadas, 18 agentes forestales y tres técnicos. El equipo militar, desplazado desde el Batallón de Intervención en Emergencias V, con base en León, cuenta como apoyo con otras 18 autobombas, seis camiones cisterna y un centenar de vehículos.

Pero este no es el único incendio que sufrió ayer A Capela. A primera hora de la mañana continuaba activo otro en la zona de O Cabalar, en el que durante la noche del sábado ardieron un centenar de hectáreas y ayer otras 30 antes de que quedase controlado, sobre las doce del mediodía. Cuatro agentes forestales, cinco brigadas, siete motobombas y un helicóptero participaron en las tareas de extinción. A media tarde parecía reavivarse también otro fuego ya extendido en la zona de Anca, en Neda.

Por lo que se refiere al resto de Galicia se extinguieron otros dos incendios, uno en Santa Comba-Santa Sabiña y otro en Lobios-Araúxo.

El incendio de las Fragas do Eume empezó en tres focos simultáneos