Navantia se hace por fin con el flotel

Depósitos de un buque gasero reparando en Navantia Ferrol J. Meis

En un comunicado público, Pemex Exploración y Producción (PEP) destacó que tras la presentación de las propuestas técnicas y económica determino la elección por "el precio más solvente", también el más bajo, entre las ofertas de las siete empresas que calificaron la últimafase

El plazo de los servicios contratados será de 3,653 días naturales (10 años), a partir del 13 de julio de 2016, con fecha de término el 13 de julio de 2026.

El proceso, totalmente transparente y auditable, se realizó con estricto apego a las normas aplicables, y contó con la presencia de un testigo social.
La licitación fue convocada por la Subdirección de Administración y Finanzas de PEP a través de la Gerencia de Suministro y Servicios Administrativos de Mantenimiento y Logística, a fin de atender los requerimientos de la Subdirección de Mantenimiento y Logística de contar con una unidad habitacional marina movible que permita alojar a los trabajadores dedicados al mantenimiento y construcción de infraestructura en las diversas zonas marinas.
La incógnita se ha despejado Pemex Exploración y Producción (PEP) anunció hoy los resultados de la licitación pública internacional para la contratación de los servicios de alimentación y hospedaje en dos unidades habitacionales flotantes.

Tras la presentación de las propuestas técnicas y económicas, la oferta presentada por PMI Norteamérica S.A. de C.V. resultó ganadora en ambas partidas con el precio más bajo solvente, entre las ofertas de las siete empresas que calificaron a la última fase.

El plazo de los servicios contratados será de 3,653 días naturales (10 años), a partir del 13 de julio de 2016, con fecha de término el 13 de julio de 2026.
El proceso, totalmente transparente y auditable, se realizó con estricto apego a las normas aplicables, y contó con la presencia de un testigo social.
La licitación fue convocada por la Subdirección de Administración y Finanzas de PEP a través de la Gerencia de Suministro y Servicios Administrativos de Mantenimiento y Logística, a fin de atender los requerimientos de la Subdirección de Mantenimiento y Logística de contar con una unidad habitacional marina movible que permita alojar a los trabajadores dedicados al mantenimiento y construcción de infraestructura en las diversas zonas marinas.

La incóngita se ha despejado finalmente.

El proceso que han seguido los contratos de los floteles puede considerarse un \“culebrón\” al que no le faltan ingredientes. Feijóo anunció los contratos en vísperas de los comicios en las que salió reelegido y apenas diez días después el presidente de Pemex aseguraba en México, ante periodistas de aquel país, que no había nada firmado y que se convocaría un concurso internacional. La Xunta y la SEPI dijeron entonces que los contratos, que seguían siendo firmes, se habían establecido con la filial PMI Internacional y que, ganase esta el concurso o no, los buques se construirían igualmente.

Inicialmente se dio como fecha de comienzo de la obra finales de 2012 o, a lo sumo, inicios de 2013. Una y otra vez, Xunta y SEPI esgrimieron la confidencialidad de los contratos y apuntaron explicaciones como la falta de avales de Barreras para explicar una espera que se prolongaba inexplicablemente mientras continuaba en la ría de Ferrol el proceso de destrucción de empleo en las empresas auxiliares. El paso del tiempo dejó claro que habría que esperar la convocatoria y la resolución del concurso, aunque en vista de las declaraciones de los responsables de la Xunta, que seguían insistiendo en que habría floteles \“sí o sí\”, la propia petrolera Pemex aclaró en noviembre pasado que Navantia solo construiría el buque hotel en el caso de resultar adjudicataria en la licitación. Los aplazamientos del concurso estuvieron condicionados por la pretensión de Pemex de conseguir más peso en el consejo de administración de Repsol.

Inicialmente se presentaron doce ofertas, si bien a la ronda final llegaron nueve empresas. De ellas, seis eran competidoras directas de Navantia porque optaban al segundo flotel –partida 2–, mientras que un total de ocho le disputaban a Barreras el suyo. De la relación final se cayó la compañía española Dragados, que inicialmente se presentó con el astillero vigués Metalships, pero que renunció antes del pasado 6 de diciembre.

Todas las alarmas saltaron cuando se conocieron las ofertas económicas de los licitantes. PMI Norteamérica, la filial de Pemex con la que concurrían los astilleros gallegos, propuso el mismo precio para los dos buques-hotel: 245,75 millones de euros. El número uno se convertía en el más barato de la lista, mientras que al dos, el de Navantia, se le presentaba un competidor más barato. Se trataba del grupo Evya, que optaba a las dos partidas y ofrecía la primera por 295 y la segunda por 168,71 millones de euros.

Navantia se hace por fin con el flotel

Te puede interesar