Benedicto XVI asegura que renuncia en plena libertad, porque ya le faltan fuerzas

el papa oficia la misa del miércoles de ceniza efe
|

El papa Benedicto XVI, de casi 86 años, aseguró ayer a los fieles que ha renunciado al Pontificado \“en plena libertad por el bien de la Iglesia\” y tras constatar que \“le faltas las fuerzas necesarias para ejercer con el vigor necesario el ministerio petrino\” (el papado).

Tres días después de que sorprendiera al mundo y pillara por sorpresa a la Iglesia y a la inmensa mayoría de la Curia vaticana anunciando que renunciará como papa el próximo día 28, Ratzinger apareció por primera vez en público, para celebrar el tradicional encuentro de los miércoles con los fieles.

Aunque, en su línea, pretendió que la audiencia fuera una más, la realidad demostró todo lo contrario. Desde varias horas antes más de 10.000 personas abarrotaban el Aula Pablo VI del Vaticano.

El sumo pontífice se dirige a sus fieles
en la primera comparecencia pública tras su anuncio

Mientras esperaban su llegada, cantaron, ondearon banderas y expresaron frases de agradecimiento al papa, el cual, cuando entró en el recinto fue acogido con una gran ovación de varios minutos.

Sonriendo y con buen aspecto, el pontífice respondió a las muestras de cariño y lo primero que hizo fue dar una respuesta pública a los fieles sobre su decisión. \“Queridos hermanos y hermanas, gracias por vuestra simpatía, como saben, he decidido renunciar al ministerio que el Señor me ha confiado 19 de abril 2005. Lo he hecho en plena libertad para el bien de la Iglesia, después de haber orado largamente y tras examinar mi conciencia delante de Dios\”, dijo en medio de un gran silencio.

Agregó: \“Soy consciente de la importancia del hecho, pero también consciente de no ser capaz de llevar a cabo el ministerio petrino con la fuerza física y el espíritu que lo requiera\”.

\“Me apoya y me ilumina la certeza de que la Iglesia es de Cristo, el cual nunca le hará faltar su guía y su cuidado. Gracias a todos por el amor y la oración con que me habéis acompañado\”, agregó.

Inmediatamente después comenzó la audiencia, cuya catequesis dedicó a la Cuaresma, que comenzó ayer, de la que dijo es un tiempo de conversión.

Aseguró que la conversión es una respuesta a Dios que tiene que ser confirmada muchas veces en la vida. Echando mano a unas palabras del científico Florenskij, subrayó: \“No, no se puede vivir sin Dios\”.

división

Posteriormente, en una misa en la basílica de San Pedro del Vaticano con motivo del Miércoles de Ceniza, afirmó que la \“división en el clero\” y la falta de unidad desfiguran a la Iglesia.

En la homilía, en la que llamó a los fieles a la conversión, el pontífice destacó la importancia del testimonio de fe y vida cristiana de cada uno de los seguidores de Cristo para mostrar la cara de la Iglesia y señaló que \“muchas veces ese rostro aparece desfigurado\”. \“Pienso en particular en las culpas contra la unidad de la Iglesia, en las divisiones en el cuerpo eclesial\”, añadió el papa, que agregó que hay que vivir la Cuaresma de una manera intensa y comunión eclesial, superando individualismo y rivalidades\”. Pidió también por la Iglesia \“en este particular momento\”, y a los fieles que le tengan presente en sus rezos.

Benedicto XVI asegura que renuncia en plena libertad, porque ya le faltan fuerzas