Betanzos, Coirós y Paderne amagaron con fusionarse en seis ocasiones desde 1925

|

Lleva varios meses dedicado a una causa: conocer las claves de los intentos de fusión de Coirós y Paderne con el Ayuntamiento de Betanzos. Manuel Fiaño Sánchez, extrabajador de la Diputación de A Coruña, habla de \“bandazos\” para referirse a un proceso que, por estar de plena actualidad, puede antojarse engorroso a primera vista, pero que, con sus explicaciones, es incluso entretenido y hasta asombroso por la adecuación de sus argumentos al siglo XXI. En menos de cien años, media docena de tentativas, tanto desde los municipios coirense y padernés, como desde el propio Betanzos. La primera, siendo alcalde de la ciudad Emilio Romay.

En 1926, Betanzos estimó \“improcedente\” la unión,
y en 1959 fueron Coirós y Paderne los que se negaron

El asunto, que ha saltado a la primera línea informativa tras el anuncio de Núñez Feijóo de \“apadrinar\” la transformación de la planta municipal española y la firmeza de su respaldo a la \“fusión voluntaria\” entre Oza dos Ríos y Cesuras, ha llevado a Fiaño hasta los archivos de Madrid, A Coruña y Betanzos donde, uno a uno, ha conseguido localizar los intentos de \“asociación\” entre al capital de la comarca y dos de sus vecinos, las más próximas, en una orilla y la otra del mismo río: el Mandeo.

Si Coirós, Paderne y Betanzos decidiesen unir sus fuerzas para encarar la tesitura actual, las dificultades económicas y los problemas sociales de 2012, apenas sumarían 18.000 habitantes, dos mil menos que si lo hubiesen hecho en 1925 cuando, por primera vez, se plantea una fusión de ayuntamientos que, curiosamente, surge de la iniciativa de un grupo de vecinos de Armea y Colantres. \“La unión envuelve prosperidad, lo mismo en lo económico y administrativo que en los demás aspectos de la vida...\”, recoge el escrito, al que se adhiere, de manera oficial, por acuerdo plenario, el Ayuntamiento de Coirós.

La Guerra Civil condenó la proposición al olvido, hasta que en 1959, con Tomás Dapena al frente del consistorio brigantino y un informe del Gobierno Civil como aval incontestable, la Ciudad de los Caballeros incoa el expediente \“Incorporación a Betanzos de los términos de Coirós y Paderne\” razonando \“motivos de necesidad y de conveniencia económico-administrativa\”, explica Fiaño.

Negativa > En 1959 son Coirós y Paderne los que se niegan, pero antes de la Guerra había sido el gobierno municipal brigantino el que había declarado \“improcedente\” la unión de tres municipios en esta zona de As Mariñas.

¿Por qué se oponen Coirós y Paderne?. El primero, que evita entrar en detalles pero se muestra convincente, porque considera que \“supone prejuicios económicos y administrativos\”, pero la corporación padernese no es unánime en su respuesta: siete votos en contra de la anexión y dos a favor, los del teniente de alcalde José Gómez Faraldo y del edil Gumersindo Filgueiras Filgueiras.

La postura de la Diputación de A Coruña en el procedimiento iniciado es favorable a Betanzos, ya que apoya las tesis defendidas por el equipo de Tomás Dapena. Otros servicios provinciales se muestran indiferentes, aunque \“Inspección y Asesoramiento\” manifiesta sus reparos, teniendo en cuenta que \“a situación económica de Coirós e Paderne é satisfactoria, mentres que a de Betanzos e deficiente, tendo que acudir sempre ao recurso nivelador\”, expone en su estudio Fiaño Sánchez.

La falta de acuerdo vuelve a suspender el proceso hasta que, en 1967, los representantes locales de Paderne remiten una instancia a Franco con la firma de 1.200 cabezas de familia en la que insisten en las \“dificultades económicas\” de la ciudad betanceira y su posición a cualquier nuevo intento de fusión con Betanzos. El Ministerio de Gobernación es, igualmente, contrario a la propuesta, y el Consejo de Estado elabora un informe vinculante en el que, en términos que sería posible extrapolar a la realidad actual, advierte: \“No ha razón específica alguna, antes bien abstractas y derivadas de una genérica tendencia a la supresión de términos municipales, que abone la incorporación deseada\”, resume Fiaño.

El capítulo de tentativas termina el 19 de agosto de 1967. El Consejo de Ministros deniega cualquier adhesión. Firma la resolución Francisco Franco.

Betanzos, Coirós y Paderne amagaron con fusionarse en seis ocasiones desde 1925