La catástrofe ferroviaria de Santiago deja 80 muertos y 33 heridos críticos

el accidente ferroviario originó un gran despliegue de medios para rescatar a las víctimas y comunicárselo a sus familias efe
|

La catástrofe ferroviaria ocurrida ayer al descarrilar un tren Alvia a la entrada de Santiago ha dejado hasta el momento 80 fallecidos, de los que 53 han sido ya identificados, mientras que un total de 87 personas resultaron heridas y permanecen ingresadas en diferentes hospitales de Galicia y 33 de ellas están en estado crítico.

Según fuentes de la Consellería de Sanidade señalaron, al cierre de esta edición, que entre los 33 heridos críticos hay cuatro niños y el resto son adultos.

Las mismas fuentes recordaron que de los ochenta fallecidos en el siniestro, la mayoría (73) murieron en el lugar del descarrilamiento, mientas que siete murieron en los centros a los que habían sido trasladados.

Durante la jornada con innumerables muestras de solidaridad y dolor en todo el país y en el extranjero, se han ido conociendo las historias personales de algunas de las víctimas y de sus familiares como el caso de la joven ourensana Celtia Cabido, de 22 años, fallecida cuando iba a visitar a unos amigos de Erasmus.

víctimas

Otra de las víctimas mortales es la guardia civil Elena Ausina, que viajaba para celebrar ayer la festividad de Santiago, y el periodista Enrique Beotas.

La localidad madrileña de Colmenar Viejo llora la desaparición de su párroco, José María Romeral, que iba a la capital gallega para reunirse con otro sacerdote amigo suyo.

También entre los fallecidos se encuentran un joven extremeño y su novia gallega, ambos de 21 años y estudiantes de tercer curso de Medicina de la Universidad de Lleida, así como la alta funcionaria de la República Dominicana, Rosalina Ynoa, que quería dar una sorpresa a su hermana visitándola en Santiago.

Varios ciudadanos de los Estados Unidos y del Reino Unido han resultado heridos, según las embajadas de ambos países.

El delegado del Gobierno en Galicia, Samuel Juárez, reconoció que algunos familiares se habían molestado porque hasta media mañana no se habían dado datos de los fallecidos pero argumentó que son muchos y que la identificación \“conlleva un protocolo y tiene sus exigencias\” para ser de garantía.

\“Los familiares no pueden vivir en una situación de incertidumbre\”, dijo el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante su visita al lugar del siniestro aunque ha precisado que la identificación \“desgraciadamente no es fácil\”.

Los forenses practicarán hoy pruebas complementarias a los cadáveres de trece de las ochenta víctimas mortales.

Fueron numerosas las instituciones y administraciones que manifestaron su pesar por el accidente con un minuto de silencio y los reyes visitaron el hospital en el que se encuentran la mayoría de los heridos.

También el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que anunció tres días de luto en España, el líder del principal partido de la oposición, Alfredo Pérez Rubalcaba, y otros políticos se desplazaron a Santiago, donde las autoridades nacionales y autonómicas decretaron tres días de luto oficial en España y siete en la comunidad.

El juez que investiga el descarrilamiento ha imputado al maquinista del convoy mientras investiga por qué, según reconoció el conductor, el tren circulaba a 190 kilómetros por hora en una curva pronunciada, más del doble de la velocidad permitida.

La catástrofe ferroviaria de Santiago deja 80 muertos y 33 heridos críticos