El concejal de Seguridad de Santiago abandona el PP por el caso “Manga”

El concejal de seguridad ciudadana de santiago de compostela, Albino Vázquez Aldrey durante su detención en el marco de "manga" / efe/eliseo trigo
|

El concejal de Movilidad y Seguridad Vial del Ayuntamiento de Santiago, Albino Vázquez Aldrey, ha anunciado hoy que esta misma tarde deja de militar en el PP y el próximo lunes formalizará su renuncia como concejal en la capital gallega y abandonará su escaño en la Diputación de A Coruña.

"Con la renuncia a mis responsabilidades públicas y orgánicas tanto en las instituciones como en el PPdeG aspiro a poder dedicar el 100 por cien de mi tiempo a demostrar mi honradez y mi inocencia", notifica a través de un comunicado enviado a los medios en primera persona desde el correo electrónico del partido en A Coruña.

Vázquez Aldrey, imputado por cohecho, revelación de información privilegiada y tráfico de influencias, fue detenido en la segunda fase de la operación Pokemon, llamada 'Manga', y su situación procesal es de libertad provisional bajo fianza de 15.000 euros.

Por ello, entre otras razones, ha decidido cesar de su condición de militante del Partido Popular de Galicia, "mientras dure el proceso judicial en el que me veo inmerso".

En la nota, indica que tras la decisión del juzgado de Lugo que instruye esta investigación su interés pasa por "no perjudicar ni a mi partido ni al organismo provincial del que formo parte" y, sobre todo, por "no dañar a la imagen de la ciudad en la que vivo -Santiago-, en la que trabajo y a la que me debo y deberé siempre".

El consistorio compostelano cuenta con seis de sus integrantes, tres en el grupo de gobierno, uno de ellos el regidor, imputados en la operación Pokemon. Se trata de Vázquez Aldrey, del alcalde, Ángel Currás, acusado de tráfico de influencias aunque no se han fijado para él medidas cautelares, y de la responsable de Educación, Rebeca Domínguez, en las mismas circunstancias que Currás.

El concejal de Seguridad de Santiago abandona el PP por el caso “Manga”