Los dos candidatos franceses intentan captar a los votantes del Frente Nacional

Sarkozy conversa con el propietario de una charcutería efe
|

Los candidatos a la Presidencia de Francia, François Hollande y Nicolas Sarkozy, lanzaron ayer insistentes mensajes hacia los votantes de la ultraderechista Marine le Pen, tercera en la primera vuelta de los comicios del domingo pasado.

\“El voto a Le Pen no es un voto contra la República porque se expresa dentro del marco de la República\”, defendió Sarkozy en un mitin celebrado en Longjumeau, a las afueras de París, en rechazo a quienes sitúan el voto a la ultraderechista fuera del sistema.

Hollande fue ganador en la primera vuelta celebrada el domingo, con un 28,63% de los votos, por delante de Sarkozy (27,18%) y de Le Pen (17,9 %), que quedó fuera de la lucha por la presidencia, que se decidirá el 6 de mayo.

Voto de crisis > \“Nadie piensa que Marine Le Pen pueda gobernar Francia\”, había señalado no obstante el presidente-candidato en una entrevista en televisión a primera hora de la mañana, quien estimó que los 6,4 millones de electores que votaron al Frente Nacional depositaron en la urna \“un voto de crisis\”.

El ascenso de la extrema derecha en Francia responde a \“una forma de decir a los otros: ‘tened en cuenta nuestra situación’\”, agregó el candidato conservador.

Se trata, según su análisis, de la consecuencia de \“cuatro años de crisis enorme\”.

Por su parte, Hollande aseguró en una entrevista en el diario \“Liberation\”, que parte del electorado de Le Pen \“viene de la izquierda y debería volver a encontrarse al lado del progreso, de la igualdad, del cambio, del esfuerzo compartido y de la justicia, porque está contra los privilegios, contra la globalización financiera, contra una Europa desfallecida\”.

\“Me toca convencerles de que es la izquierda quien les defiende\”, declaró el candidato socialista, quien entiende que la radiografía del electorado del ultraderechista Frente Nacional ha cambiado en los últimos años.

Hollande les describió a parte de ellos como un \“electorado de sufrimiento, compuesto de asalariados, artesanos y obreros, que viene en un verdadero sentimiento de abandono\”.

Es mi responsabilidad dirigirme rápidamente a esos electores que no se adhieren necesariamente a las ideas del Frente Nacional, la obsesión de la inmigración, en particular, pero que expresan, sobre todo, una cólera social\”.

No obstante, el candidato socialista dejó claro que su prioridad es reunir el voto de izquierda en torno a su candidatura en la segunda y definitiva vuelta.

Hollande acusó a Sarkozy del ascenso de la extrema derecha: \“Algo ha pasado. Un enfado, una frustración. Ese mensaje tiene que ser escuchado\”.

Los dos candidatos franceses intentan captar a los votantes del Frente Nacional