La muerte de Manolo Escobar a los 82 años deja huérfana la canción española

Copia de El Ideal Gallego-2013-10-25-040-ebc593c7
|

Manolo Escobar falleció ayer a los 82 años, en su domicilio de Benidorm, localidad alicantina en la que ha estado hospitalizado estos últimos días, a consecuencia del cáncer que padecía.
El cantante, que sufría esa enfermedad desde hace años, tuvo que ingresar a comienzos de octubre, cuando tuvo que ser hospitalizado por una insuficiencia renal y tras haber sufrido \“un pequeño ictus\”. Fue dado de alta hace unos días y desde entonces se hallaba en su domicilio.
Hace escasos días, su familia explicaba que el popular cantante de \“Mi carro\” y \“Viva España\” había superado ambas dolencias y que iba a ser dado de alta. Escobar, que el día 18 cumplió 82 años, tenía previsto retomar sus actuaciones \“de cara al año que viene\”, según indicó su sobrino y representante, Gabriel García.
El 8 de octubre, el Gobierno catalán había otorgado al cantante, nacido como Manuel García Escobar en Las Norias de Daza, de El Ejido, la Medalla al Trabajo President Maciá, que se sumaba a la Medalla de Oro del Trabajo, que le concedió en 2011 el Gobierno.
Escobar había emigrado con 14 años junto a sus hermanos, los guitarristas que al principio de su carrera le acompañaban en sus actuaciones, a Cataluña y vivió en Barcelona y Badalona hasta 1963.
El cantante, con más de 80 discos editados, era uno de los intérpretes de copla y canción española más conocidos dentro y fuera de España, gracias a súper ventas como \“Mi carro\”, \“Porompompero\”, \“La minifalda\” y \“Viva España\”.
No sabía qué canciones de su repertorio le gustaban más, pero sí las que menos, porque era, explicaba medio en broma, las que cantaba todos los días: \“Estoy hasta las narices de cantarlas 5.000 veces\”, en alusión al \“Porompompero\”, \“Mi carro\”, \“La minifalda\”, \“Viva España\” y \“Madrecita María del Carmen\”.
De hecho, una vez, en un concierto en Benalmádena decidió no cantarlas, y luego sus fans se lo reprocharon de tal forma que decidió no volver a hacer \“experimentos\” y ser, por siempre y para siempre, \“él mismo\”.
Según sus allegados, Escobar murió \“dulcemente\”, \“como durmiendo\”, en su casa, mientras hablaba con su familia y tras pasar dos días \“magníficos\”. \“Le dieron el alta anteayer y ha estado estos días estupendamente. Pero esta mañana, mientras estaba hablando con él normalmente, le ha dado una especie de crisis cardiorespiratoria y cada vez ha ido respirando más débilmente. Y se ha ido mientras yo le decía, ‘pero, oye, padrino, escucha’\”, dijeron.

La muerte de Manolo Escobar a los 82 años deja huérfana la canción española