Un carballés se enfrenta a 14 años de cárcel por grabar en vídeo sus abusos a dos niñas

|

Las imágenes que dos niñas de diez y once años fueron obligadas a ver, y en las que una amiga suya era sometida a tocamientos íntimos por un adulto, sientan el próximo martes en el banquillo de la Audiencia Provincial al carballés que, en agosto de 2010, les mostró el vídeo a las menores asegurando que la mano que se veía en él era la suya. Fue detenido esa misma semana, después de que las menores comunicaran a sus padres lo que acababa de sucederles, y se enfrenta a una pena cercana a los 14 años de reclusión por las reiteradas grabaciones que, en los meses previos a su procesamiento, realizó a las dos niñas que residían en un piso de su mismo edificio, hijas de una compañera de la infancia y vecinas de toda la vida.

Después de que en el registro de su domicilio se recuperan algunas de aquellas grabaciones, la Fiscalía lo culpa de delitos de abuso sexual, corrupción de menores y exhibición de material pornográfico a menores de edad y pide, a mayores de la pena de cárcel, que se le prohíba acercarse a 500 euros del domicilio de las dos hermanas durante 15 años, y comunicarse con ellas.

Las hermanas llegaron a intercambiar los archivos pornográficos con él a través de sus teléfonos

Confianza > En su escrito de calificación, el fiscal señala que la familia de las menores y el acusado se conocían de hacía años ya que todos eran convecinos e incluso la madre de las niñas había sido compañera de colegio de él. Así se explica la relación de confianza que mantenían, que llevaba a las dos hermanas a acudir con frecuencia al domicilio del hombre y su esposa para jugar al parchís o a las cartas o ver la televisión.

En esas visita sitúa la acusación pública los tocamiento a los que fue sometida, en principio, una de las menores, de 13 años en el momento de la detención. Siguiendo su relato, el hombre aprovechaba momentos en que la hermana se quedaba con su esposa para llevar a la chica al dormitorio y allí desnudarla y someterla a tocamientos de índole sexual.

En al menos una de esas ocasiones, el procesado realizó un vídeo con el móvil, el mismo que semanas después enseñaría a las amigas de la víctima, al verse –según el fiscal– \“frustrado\” porque la familia de ella le impedía verla.

Pero no fue el único vídeo que apareció durante la instrucción: según recoge el escrito de acusación, el hombre grabó varias veces más a la niña, y la convenció para que ella misma se filmase desnuda, contoneándose o tocándose, o lo hiciera su hermana. Esos archivos se los enviaban entre ellos a través del teléfono móvil, según se destapó tras la detención.

Cartas de amor > Los encuentros entre el adulto y las dos menores se hicieron, indica el fiscal en su informe, tan habituales que la abuela de las menores –con la que residían– y la madre llegaron a prohibir a las niñas que lo visitaran en su domicilio y le exigieron a él \“que las dejase en paz\”. Pese a todo, el Ministerio Público tiene indicios de que el acusado siguió forzando los encuentros con ellas y incluso le hacía llegar a una cartas de amor a través de la otra.

Un carballés se enfrenta a 14 años de cárcel por grabar en vídeo sus abusos a dos niñas