La Universidad ha perdido en los últimos diez cursos casi una tercera parte de sus alumnos

La Universidad ha pasado de casi 25.000 a 19.500 alumnos en una década patricia g. fraga
|

Los datos no dejan lugar a dudas. El interés de los jóvenes por cursar estudios universitarios decrece año tras año. La Universidad coruñesa ha perdido en la última década casi un tercio de sus alumnos y, con los precios publicos en ascenso continuado y una diversificación de las opciones formativas, pocas esperanzas hay de que se remonten estas cifras.
En los últimos diez cursos académicos, las aulas de los campus de A Coruña y Ferrol han pasado de albergar a casi 25.000 alumnos a poco más de 19.500 en títulos de primer y segundo ciclo. No tan abultado ha sido el descenso en el número de matrículas de nuevo ingreso. Si en 2.002, los estudiantes que empezaron sus estudios eran 4.194, el pasado 2012 esa cifra cayó hasta las 3.386 matrículas de primer curso. Una caída de poco más de 800 inscripciones menos en diez años.

fp y plan bolonia
El vicerrector de Títulos, Calidad y Nuevas Tecnologías, Julio Abalde, señala que la mejoría de la Formación Profesional es uno de los factores clave en este proceso. El responsable académico explica que este tipo de formación ha conseguido alcanzar un mayor reconocimiento y convertirse en una opción más atractiva para los jóvenes. \“Se ha instalado la creencia de que es más fácil acceder al mercado laboral a través de la Formación Profesional\”, apunta Abalde, aunque reconoce que esto no es del todo cierto .
Además, la entrada en vigor del Espacio Europeo de Educación Superior, el denominado Plan Bolonia, ha tenido un gran impacto en esta caída drástica del número de alumnos. El hecho de que los títulos universitarios de primer y segundo ciclo (las anteriores diplomaturas y licenciaturas) hayan pasado de impartirse en cinco años en los planes más largos a cuatro años (convirtiéndose en grados) ha reducido el número de estudiantes. \“Los jóvenes se titulan más rápido\”, explica Abalde, lo que repercute \“en un menor número total de estudiantes\”.
El vicerrector entiende que esta tendencia va a continuar, al menos unos años más, aunque recuerda que el caso de la Universidad coruñesa no es el más grave dentro del Sistema Universitario Gallego. Abalde sostiene que el área de influencia de la entidad herculina ayuda a mantener las cifras en niveles no preocupantes. Sin embargo, en este terreno entra en juego también la demografía, \“una cuestión que no ayuda nada\”, bromea el responsable académico, que entiende que el descenso en términos absolutos de la población en edad universitaria afectará, claramente, a las cifras de nuevo ingreso que se manejarán durante los próximos cursos en todas las instituciones. n

La Universidad ha perdido en los últimos diez cursos casi una tercera parte de sus alumnos