La madre de un niño coruñés autista denuncia que sufre maltrato por 200 euros

El colegio Salgado Torres, en Elviña patricia g. fraga
|

La madre del niño coruñés con autismo que denunció el martes que al menor no se le trata de forma adecuada en su centro escolar ha explicado hoy, que éste sufre "maltrato" porque la Xunta no quiere gastar los 200 euros que valen sus adaptaciones ni acepta que su familia las pague.

Esther Cuadrado es la madre de Arturo, un pequeño de nueve años que cursa cuarto de Educación Primaria en el CEIP Salgado Torres de A Coruña y que tiene "en riesgo la integridad física y psíquica".

Los problemas llegaron al principio de este curso escolar, ha relatado su madre, cuando el niño llegó de un intenso verano en el que había practicado piragüismo, vela o natación, todo sin apoyo extra y en cinco días lectivos empezaron los "síntomas de estar siendo maltratado".

En septiembre sus padres presentaron las primeras quejas y en octubre ya entregaron informes médicos del Sergas "en los que se insta a la Consellería a tomar medidas" para evitar que Arturo lo siga pasando mal.

Descubrieron que se habían retirado las adaptaciones que tenía el pequeño.

"La nueva profesora se dirige al niño a gritos" y se han suprimido "los apoyos visuales que Arturo utilizaba para comunicarse", lo que ha derivado en un "empeoramiento significativo de la salud de Arturo requiriendo tratamiento farmacológico", relataban ya en su primera denuncia.

Las personas que sufren autismo necesitan de ciertas ayudas visuales para comunicarse, en forma de pictogramas, que en este centro ya no están a disposición de este menor, aunque en otros cursos sí los tenía y ahora nadie sabe qué ha sido de ellos.

Su madre, que se siente "completamente indefensa" mientras ve "el deterioro de la salud" de Arturo, ha asegurado que "la dignidad y la vida de Arturo para la Consellería de Educación no vale ni doscientos euros" que es el precio de lo que necesita.

"Me dicen que cuesta doscientos euros y que el colegio no tiene esos doscientos, entonces me ofrezco a pagarlos y me dicen que no aceptan donaciones en metálico", ha insistido.

La situación que vive su hijo la define como de "maltrato" mientras "no se le facilita personal especializado en el centro", ya que "se han retirado los profesionales que había formados" y ahora la tutora de su hijo "se declara incompetente".

Sobre la elección del centro, Esther tiene claro que no la hizo ella, fue la propia Consellería de Educación la que estableció el lugar más adecuado para educar a un pequeño con autismo.

Desde la Consellería de Educación han comentado recientemente a Efe que hace unos días que el niño está recibiendo en el colegio el trato que se acordó con la familia en base a sus necesidades educativas especiales.

Hace alrededor de tres semanas el jefe territorial se iba a entrevistar de nuevo con su madre, a petición de esta, una cita que no se celebró porque ella la canceló y no se recibió una nueva petición de entrevista.

Cuadrado tiene su propia versión según la cual, cuando en su día explicó a este departamento autonómico la situación del niño, la citaron con el jefe territorial ese mismo día a la una de la tarde, ante lo que ella "tenía que elegir entre la reunión y darle de comer a Arturo", y por eso no acudió.

En cuanto al trato, piensa que no es ella la que debe acordar un trato con nadie, sino los técnicos especializados en este caso los que deben estudiarlo y decidir cómo se debe afrontar.

La vicepresidenta de SOLCOM, Mónica Sumay, ha añadido que desde su organización, que en el ámbito estatal defiende los derechos de las personas con discapacidad funcional, valoran recurrir a los tribunales.

"Es un problema de prejuicios, todavía hay un prejuicio contra los niños como Arturo que se considera que no son capaces. Los derechos de Arturo se supeditan a doscientos euros. No es solo maltrato, sino indefensión absoluta", ha enfatizado.

La madre de un niño coruñés autista denuncia que sufre maltrato por 200 euros