A Caballero nunca le gustó exagerar

|

EL poderoso Caballero, don Abel, no necesita un compañero para imitar al dúo Sacapuntas; se basta él solito. El Pulga y el Linterna repetían en todas sus actuaciones aquello de “¿Cómo estaba la plaza?” y siempre estaba: “¡Abarrotáaaaaa!”. Llevado por la moda de los programas de cocina –la cadena de televisión que no tiene uno, ni es televisión ni es nada– se ejercitó en el yo me lo guiso, yo me lo como y proclamó eufórico que en el concierto de Maná en el parque de Castrelos había 100.000 personas. Menos mal que la capacidad oficial del auditorio es de 14.500 espectadores, porque sino se hubiese superado el millón. FOTO: el cantante de maná fher olvera | efe

A Caballero nunca le gustó exagerar