Tres nuevos motivos de alegría

|

hasta en los escenarios más complejos la vida se abre paso. En el centro de cría en cautividad de linces ibéricos de Zarza de Granadilla acaban de nacer tres cachorros. Y si la noticia ya de por sí nos saca una sonrisa, en estos tiempos en los que buscamos cualquier motivo para alegrarnos pues todavía más. La orgullosa madre es Estela y con sus crías ya son siete las que han nacido en ese centro en lo que va de año. La idea es que la mayoría de los linces que lleguen al mundo acaben libres. De muros y vallas y de la amenaza de los humanos. Y el objetivo, que el peligro de extinción sea una posibilidad remota. Ojalá. FOTO: un lince liberado | aec

Tres nuevos motivos de alegría