La criminalidad se dispara en Villaba

|

¡CÓMO se ha puesto vivir en Vilalba! Todavía no es el Bronx, pero se va pareciendo. Hace unas semanas robaron el busto de Fraga, del que, por supuesto, no ha vuelto a haber noticias y ahora han volado treinta capones. No por ellos mismos, que son una aves casi tan torpes como los pingüinos, sino por obra y gracia de la acción de unos ladrones. El Concello guarda el molde de la cabeza de Fraga –aquella en la que cabía el Estado–, así que dentro de poco volverá a lucir en la alameda, pero los criadores de los capones no tiene molde alguno, así que no podrán reproducirlos y clonarlos como a Dolly parece un poco precipitado. FOTO: Un puesto de capones, en la feria de vilalba | aec

La criminalidad se dispara en Villaba