Un shock general de color naranja

|

TITO Díaz no era el Basquet Coruña, es verdad; pero, casi, casi. Sus cuatro años al frente del equipo confirman que era mucho más que el tipo que prepara a unos jugadores, les dice lo que deben hacer y se marcha a su casa a esperar que pasen las horas y tenga que volver al día siguiente a su puesto de trabajo. La directiva le fue pegando tijeretazos al sueldo de la plantilla y él fue subiendo cada temporada el nivel de prestaciones de los jugadores. Tito reconoció pocas horas después de su despido que estaba en shock. Ya ha transcurrido más tiempo y el shock se ha extendido a la afición. Los causantes del shock son fácilmente identificables. FOTO: tito díaz | aec

Un shock general de color naranja