El estado de alarma de Sánchez está ya agotado

|

El peculiar estado de alarma con el que Pedro Sánchez se garantizó seis meses de placentera tranquilidad, está absolutamente agotado. Las comunidades autónomas se han quedado sin armas para combatir al coronavirus. Lo han intentando alargando el toque de queda, cerrando la hostelería, restringiendo las reuniones familiares y suplicando a los ciudadanos que no salgan de sus casas más que para lo que sea estrictamente necesario. Pero es lo que tiene ya que Sánchez ha dejado muy claro con sus declaraciones y sus actos que, ahora mismo, le trae al pairo la evolución de la pandemia. Todos sus esfuerzos están centrados en celebrar las elecciones catalanas lo antes posible para que Salvador Illa pueda obtener un buen resultado que lleve a los socialistas a cogobernar con ERC y seguramente con Podemos, la comunidad autónoma. Habrá pues que esperar a que se celebren esos comicios para ver si el Gobierno todavía tiene margen de reacción y se atreve a hacer lo que piden los facultativos y expertos: un nuevo confinamiento. FOTO: Sánchez, en plena precampaña | ep

El estado de alarma de Sánchez está ya agotado