Una iniciativa que no llega ni tan siquiera a brindis al sol

|

Alguien dijo en su día que las mociones de censura se plantean para ganarlas, vamos, como los derbis en el fútbol. Por eso, la decisión de Abascal de que Vox presente una contra Pedro Sánchez a la vuelta de las vacaciones no es más que un brindis al sol que le sirve para acaparar unos cuantos titulares un día en el que todos se los iba a llevar el rifirrafe entre el presidente del Gobierno y el líder del principal partido de la oposición, que por mucho que le duela al de Vox, es Pablo Casado y no él. Es más, si se cumple el anuncio del Partido Popular de que no va a apoyar la iniciativa de los ultraderechistas, ni tan siquiera se va a poder plantear. Es cierto que hasta septiembre todavía falta mucho tiempo y también es verdad que con la dirección que están tomando los acontecimientos en este país, con los contagios disparados y algunos de los principales sectores productivos en coma, las cosas pueden cambiar y Casado y los suyos sí se podrían plantear una moción contra Sánchez. Pero esa iniciativa, mal que le pese a Santiago Abascal, jamás llevaría la firma de su formación. De hacerlo, el PP lo plantearía en solitario. FOTO: Santiago Abascal, rascándose un ojo en el congreso de los diputados | efe

Una iniciativa que no llega ni tan siquiera a brindis al sol