Una prórroga que no era una sorpresa

|

nos pinchan y no sangramos, oye. Ojipláticos nos hemos quedado con esas declaraciones del presidente del Gobierno diciendo que está convencido de que dentro de quince días tendrá que prorrogar el estado de alarma. ¿En serio? Vaya, y nosotros que ya habíamos hecho planes para ir de puente por el Día del Trabajador. Quién nos los iba a decir, que esto no se acababa ya. Igual el número de contagios y de fallecidos nos daba una pista, pero quiénes somos nosotros para hacer elucubraciones. Con lo de la “nueva normalidad”, esa a la que vamos a ir accediendo de forma progresiva también nos olimos algo, que conste. Y luego está lo de la primera prórroga, y la segunda... En fin, Pedro, que no te lleves mal rato, si ya nos hemos hecho a la idea de que el 40 de mayo no nos quitaremos el sayo. O, mejor dicho, el pijama. FOTO: el mensaje más repetido desde el inicio de la pandemia | aec

Una prórroga que no era una sorpresa