La ciberalevosía de un cirujano indio

|

CUANDO a Dharmendra Pratap Singh le preguntaban de niño qué quería ser de mayor, no contestaba policía, bombero o jugador de cricket, sino médico. Bueno, igual contestaba otra cosa, pero el caso es que acabó de médico, cirujano para más señas, en la ciudad india de Gorakhpur. Se casó con Rakhi Srivastava y después se descasó. Ahora se puede casar con las rejas, pues se la cargó tirándola por un precipicio en Nepal. Siete meses pasaron desde el crimen hasta la detención, pues en ese tiempo hizo creer a todos que seguía viva actualizando a diario su Facebook. Por lo menos le aplicarán la agravante de ciberalevosía. FOTO: rakhi srivastava | the mirror

La ciberalevosía de un cirujano indio