Un congelador para Abegondo

|

ADRIÁN llegó al Deportivo cuando casi era un niño y se fue siendo un hombrecito en una desbandada general tras un descenso a Segunda. Regresó el pasado verano en plena madurez después de haber dado tumbos por un montón de equipos, en los que se supone que fue testigo de episodios similares al último de la larga carrera pugilística de Arribas. El delantero asturiano asegura que fue un calentón y que no hay que darle más importancia. A lo mejor darle importancia –salvo para quien hubiese apostado por Andone–, pero comprar un congelador para el vestuario de Abegondo no vendría mal. ¡Que pena no haber aprovechado en Black Friday! FOTO: adrián | aec

Un congelador para Abegondo