Pedro Sánchez y la falta de un plan B

|

“No hay plan B”. Así de rotundo fue Pedro Sánchez en su “Aló Presidente” de ayer, cuando anunció que pedirá una extensión del estado de alarma. Todo un aviso a navegantes, sobre todo los del PP, que son los que, hasta el momento, a regañadientes, le van aprobando una tras otra las prórrogas sin que el presidente les dé nada a cambio. El problema es que a Sánchez y los suyos se les llena la boca a la hora de hablar de colaboración, pero la realidad es que, en el fondo, lo único que quieren es un apoyo que no cuestione ni una de las medidas que adoptan en esos videoaquelarres que celebran cada dos por tres. Y lo curioso es que ese sentido de la responsabilidad que exige a quienes tiene enfrente no se lo aplica y sigue tomando decisiones de modo unilateral y sin consultarlas. Con frecuencia se acusa a la oposición de hacer precisamente eso, oposición en un momento como el que estamos viviendo y se asegura que el caso de España es único y que se trata de una deslealtad. De lo que se olvidan es de comentar que en ningún país de nuestro entorno se han tomado las decisiones de modo unilateral y sin consultar con los otros líderes. Pero ya se sabe, España es diferente. FOTO: Sánchez, con sus asesores | moncloa

Pedro Sánchez y la falta de un plan B