La vergüenza de los ladrones de México

|

SU identidad es lo de menos. Lo importante eran sus intenciones: robar a los pasajeros de un autobús. El ladrón subió a un autobús en Ciudad de México, sacó una pistola y trató de despojar a los viajeros de sus pertenencias. Hasta ahí todo iba bien, pero en un asiento estaba su madre, lo reconoció y la emprendió a “chanclazos” –así dicen por allí– con él por haberse metido a “ratero”. Poco tiempo después llegó la Policía y se llevó detenido al joven. Ella se lamenta porque lo había educado “por el camino de Dios”. A él le puede ocurrir de todo en la cárcel por “nenaza”. FOTO: el ladrón recibe la “golpisa” de su madre | twitter

La vergüenza de los ladrones de México