“Hemos perdido 600 enfermeros en A Coruña desde el inicio de la crisis”

El Ideal Gallego-2014-10-19-008-24803233
|

Sergio Quintairos (Ourense, 1946) hizo la carrera de ATS en el año 70. Es licenciado en Antropología, graduado en Enfermería, doctor por la Universidad de A Coruña. Antes de ser presidente del Colegio Oficial de Enfermería lo fue de León. Lleva en A Coruña desde 1983 y después de una etapa como sindicalista, recaló aquí, donde ocupa su actual cargo desde el 96. También es miembro del Consejo General de Enfermería y presidente del Consello Galego de Enfermería.

Con tanto cargo, debe estar muy ocupado.
Bueno, A Coruña triplica a Lugo y Ourense y dobla a Pontevedra. Así que...

... que hay muchos más enfermeros en A Coruña.
Vamos a ver: el ratio enfermero paciente es muy bajo, y el de enfermero médico es más bajo de Europa. Aquí (en la provincia de A Coruña) estamos casi a la par: hay 6.500 enfermeros y más de 5.000 médicos.

¿El resto emigra?
Tampoco la cosa es tan grave. De nuestros colegiados, en 2010 se fueron 11, el 12 23, el 13, 29, y ahora, hasta el 14 de julio se habían ido 15. De un censo de 6.500 colegiados.

¿Por qué hay tanta paridad entre médicos y enfermeros en la Sanidad?
Porque los médicos tienen más puestos de trabajo creado. Por ejemplo, en la Consellería de Sanidad los cargos de alto nivel son un 60% médicos y no llega a un 5% los enfermeros.

Entonces el enfermero sigue siendo un profesional de segunda clase?
En ese ámbito sí. No está en los puestos de decisión. Y cuando empezó hace seis meses la gestión integrada del servicio solo la hicieron médicos. No se incluyó a los enfermeros, a pesar de que saben tanto como ellos en ese campo.

¿Y en qué se resiente el trato al paciente por eso?
El enfermero es el que está a pie de cama. Las 24 horas. Todos los días. El enfermero entra a las ocho de la mañana y vuelve a las ocho de la mañana. Los 365 días del año.

¿Y se le valora?
Cada vez más. Pero a los enfermeros nos cuesta mucho llegar a la sociedad. Quizá no hemos conseguido vendernos.

Pero sí dan un paso al frente en los conflictos.
En cuanto a reivindicativo sí que son. Porque son los que están ahí, ven los errores el día a día y exigen que se corrijan. Aunque tengamos uno de los mejores sistemas de Sanidad del mundo.

¿Sí? Porque con tanto recortes hay quienes lo ponen en duda.
Los recortes han tocado a todo. Y a la Sanidad, también.

¿Y los recortes tienen la culpa de que haya pocos enfermeros?
Se sustituye menos, se contrata menos.... Desde hacía años, había un compromiso para que cada dos años, hubiera oferta de empleo público de profesionales de sanidad, para cubrir las vacantes. Y ahora, solo se cubre el 10%.

¿Cuántos enfermeros hemos perdido en este tiempo?
Pues si hacemos una media, podemos haber perdido unos 600.

Hablando de camas, se quejan de cierre en Abente y Lago
Si, hay servicios que están contrastados que tienen menos demanda y si tenemos un número \“x\” de personal sanitario, y un tercio está de vacaciones, es normal que se reduzca.

¿Pero se vuelven a abrir tras las vacaciones?
En teoría, sí. Todos los servicios todos están funcionando, aunque no al mismo ritmo que hace ocho años, claro.

En A Coruña tenemos una flamante ala de Urgencias, recién inaugurada ¿Qué le parece?
(Se encoge de hombros) Tiene fallos, y fallos estructurales. Puertas incómodas, circulación que no era la correcta... que espero que se corrijan porque el edificio es fantástico.

¿Se contrataron más enfermeros para que atendieran la nueva ala?
No, simplemente se reubicaron. El enfermero es un todoterreno. Estamos luchando para que se reconozcan las especialidades.

¿Hay suficientes para cubrir la demanda?
La demanda en salud, la demanda es ilimitada, y cuando más servicio das, más afluencia hay. Más medios, más demanda.

Pero la gente que está sana no decide ir a Urgencias solo porque se ha abierto una nueva ala.
(Sonríe) O a lo mejor buscarían otras opciones. Porque se da el caso de que hay personas que tienen índices de frecuencia de visitas a Urgencias muy alto.

¿Cómo de alto?
Pues hasta de 90 días al año, en algunos casos.
¿90 días? ¿Estamos hablando de hipocondríacos?
No, es que se asusta, que se nota mal, y se va a Urgencias. Eso sí, son 90 días de frecuentación y sin ningún ingreso.

Y el enfermero lo conoce de toda la vida.
(Sonríe) Ya son de casa. Igual ocurre con el servicio de atención primaria en los pueblos.

¿El qué?
La época de la siega de la hierba, la de los grelos, de la vendimia, de las patatas... La frecuentación baja a menos de la mitad.

Bueno, el trabajo es salud.
Y allí tienen calefacción, muchos tienen televisión, se ven, charlan...

Así que los centros de atención primaria se convierten en centros de día.
Es que de las personas mayores, antes con tres hijos, se ponían de acuerdo para cuidarle, pero ahora no. Están fuera, o en A Coruña. n

“Hemos perdido 600 enfermeros en A Coruña desde el inicio de la crisis”