El excapitán del Puerto de A Coruña actuaría hoy igual con el “Prestige”

1. Imagen de televisión del excapitán marítimo de A Coruña Miguel Ángel del Real, en un momento de su declaración en el juicio por la catástrofe del \“Prestige\” / 2. Nikolaos Argyropoulos y Apostolos Mangouras, de espaldas, en la sala de Expoc

El excapitán marítimo de A Coruña, Miguel Ángel del Real, aseguró ayer, durante el juicio por la catástrofe del \“Prestige\”, que \“sin lugar a dudas\” adoptaría las mismas medidas que se tomaron hace diez años, cuando se produjo el accidente, y reiteró que alejarlo era \“menos peligroso\” que llevarlo a un puerto refugio por el \“riesgo inminente\” de hundimiento.

Advirtió de que en ningún momento creyeron que el \“Prestige\” iba a aguantar seis días a flote, desde el 13 de noviembre, cuando sufrió el accidente y empezó a zozobrar, hasta que finalmente se partió en dos y se hundió el 19 de ese mes.

Afirma que no es necesario que un ingeniero naval suba al barco para realizar un estudio detallado

Además, explicó que el buque estaba sobrecargado. \“Los daños del buque se incrementaron, pero lo hubieran hecho igual en un puerto de abrigo\”, dijo. \“Para mí, el barco ya estaba dañado. Se tomó la decisión de alejarlo a la vista de las circunstancias\”, añadió. Indicó que la instrucción que recibió fue dar remolque y evitar que el barco embarrancase en la costa, y aseguró que no fue hasta el 14 de noviembre por la tarde cuando se le dio la orden de alejarlo.

Del Real explicó que se solicitó a Madrid un estudio a partir de la información que se les iba enviando sobre el buque. Sin embargo, aseguró que no es necesario que un ingeniero naval suba a bordo del barco para conocer de primera mano el estado del mismo. \“No es necesario que esté a bordo. Aporta lo mismo una persona que esté en el barco que una que no lo esté. La normativa exige hacer un estudio, no subir al buque\”, destacó.

expertos independientes

El abogado de Nunca Máis le preguntó por qué no se consultó a expertos ajenos a la Administración hasta el día 19, cuando se hundió el barco. \“No lo consideraría el director general\”, señaló, en referencia a López-Sors.

En cuanto a la sobrecarga, culpó al capitán del \“Prestige\”, Apostolos Mangouras, por llenar los tanques de lastre con agua, para corregir la escora tras la avería inicial. En su opinión, Mangouras pudo optar por un trasvase de estribor a babor o por verter fuel al mar.

Cree que el capitán debió verter fuel al mar para corregir
la escora del buque

Sin embargo, ante los comentarios de uno de los abogados sobre el hecho de que el barco ya no tenía bombas para realizar esta tarea, Del Real admitió que entonces el capitán del \“Prestige\” no la llevó a cabo porque no podía.

Respecto al requerimiento de la empresa que se encargaría de salvar al \“Prestige\”, Smit Salvage, para llevar el barco a \“aguas tranquilas\”, reconoció que esas aguas estarían \“en el golfo de Guinea\”, a lo que precisó, luego, que \“pasadas las Azores\”. En todo caso, reconoció que la consigna con respecto al buque era que, si vertía, había que alejarlo \“102 millas\”.

Del Real afirmó que, en su opinión, la contaminación fue menor gracias a la decisión de alejar el barco, y que la otra alternativa era \“más peligrosa\”.

Por otro lado, el excapitán marítimo explicó que a él le habían asegurado que Mangouras había desobedecido las órdenes de remolcar el \“Prestige\”. Sin embargo, uno de los abogados le explicó que, según las conversaciones grabadas, Mangouras no se negó a hacer lo que le pedían, sino que insistía en que no podía hacer nada sin el permiso de su armador, con lo que todo el asunto podría considerarse como el producto de \“un malentendido\”. Ante esto, Del Real aseguró que \“si tuviese la certeza\” de que el capitán del \“Prestige\” no había desobedecido, no hubiese puesto la denuncia.

diario de a bordo

En cuanto al diario de a bordo, uno de los abogados reprochó a Del Real que fuesen a buscar una documentación \“valiosa para la investigación\”, tal y como la habían denominado, y que luego no la foliaran ni avisaran al juzgado sobre ella hasta mediados de enero. \“La asesoría jurídica no nos dijo que tuviésemos que informar sobre eso\”, contestó el excapitán.

Durante su declaración, Del Real, que reconoció que nunca había mandado un buque, dijo que el siniestro del \“Prestige\” fue una experiencia \“poco agradable\”. Incluso, manifestó, le llegaron a agredir por la calle y le rayaron el coche, aunque nunca lo denunció.

El excapitán del Puerto de A Coruña actuaría hoy igual con el “Prestige”

Te puede interesar