Los municipios de las Fragas do Eume se unen para iniciar su recuperación

El alcalde de A Capela, emocionado, en la lectura del manifiesto jorge meis
|

Cinco días después de la declaración del incendio en las Fragas do Eume, prosiguen los trabajos de vigilancia y control dirigidos por la Consellería do Medio Rural, que ayer tenía desplazados a la zona cuatro agentes forestales, dos brigadas, una pala y dos motobombas, a los que hay que añadir los efectivos movilizados de la Unidad Militar de Emergencias (UME). Los medios aéreos, retirados durante la mañana de ayer, se volvieron a sumar hacia el mediodía a las tareas de enfriamiento de la zona que se acometen ahora por tierra. Controlado el fuego, la amenaza es ahora la lluvia prevista para la jornada de hoy y los posibles arrastres de ceniza que pueda generar al río Eume.

A este respecto, el conselleiro de Medio Ambiente, Territorio e Infraestruturas, Agustín Hernández, destacó ayer la voluntad del Ejecutivo gallego de planificar diversas actuaciones para recuperar la normalidad en el parque natural, \“pero con efectos limitados\”. Así lo manifestó durante la rueda de prensa para valorar los presupuestos del Ministerio de Fomento para 2012 en Galicia.

Asimismo, señaló que técnicos de su departamento trabajaban ya en la evaluación de \“los diferentes grados de afectación\”, del incendio, que se saldó con la calcinación de 370 hectáreas de especial interés de conservación, según indicó Hernández, quien valoró, una vez más la actuación de los efectivos de la Xunta.

Primera indignada > Aseguró que la administración autonómica es la \“primera indignada y afectada\”, por este fuego. Al hilo, reiteró que su intención es que las Fragas do Eume, \“puedan volver a su esplendor anterior\”.

El alcalde de A Capela, Manuel Meizoso, recorrió ayer en numerosas ocasiones el perímetro afectado por el incendio de las Fragas do Eume, que según Medio Rural, \“no ha avanzado desde la noche del sábado\”. A media mañana valoraba el hecho de que la situación estuviese \“controlada\” y también el \“orballo\” de la noche del lunes y la bajada de las temperaturas, dos factores decisivos de cara a la extinción del incendio. Las labores preventivas continuaban en A Capela y también en Monfero, donde el alcalde, Benjamín Rodríguez, valoraba el trabajo realizado por cuantos participaron en los trabajos de extinción del fuego.

Con la voz entrecortada y muy emocionado, el alcalde de A Capela, Manuel Meizoso, leyó ayer un manifiesto ante el consistorio exigiendo soluciones al desastre natural derivado del incendio de las Fragas do Eume. Representantes políticos de varios ayuntamientos de la comarca y del Parlamento se desplazaron hasta A Capela para arropar a Meizoso ante la difícil situación medioambiental de la zona. Unas doscientas personas secundaron la convocatoria y escucharon las palabras del regidor, que incidió en la necesidad de que \“este atentado contra la naturaleza no quede impune\”.

Medidas > El alcalde de A Capela urgió medidas a las administraciones para apoyar a los dueños de los terrenos afectados en las tareas de mantenimiento de los mismos y aludió a la necesidad de apostar por una nueva gestión de la zona. Ante el aluvión de críticas que desde distintos frentes surgieron con motivo del suceso. El regidor aludió a la necesidad de aplicar una protección compatible con los usos tradicionales de esos espacios protegidos y de definir un protocolo de actuación en el que participen activamente los propietarios del suelo.

Fue precisamente a estos últimos, vecinos de la zona, a los que el alcalde agradeció especialmente el trabajo realizado en la lucha contra el fuego. Pero tuvo también palabras de reconocimiento para los voluntarios, cuerpos de seguridad y brigadas forestales que colaboraron en las tareas. \“Nadie, nunca, podrá quemarnos nuestro futuro\”, sentenció el alcalde.

Y en un claro guiño de solidaridad con los vecinos de A Capela y Monfero se pronunció también el alcalde de As Pontes, el socialista Valentín González, que leyó un comunicado a las puertas del consistorio en una línea muy similar a su homólogo en A Capela.

Con el incendio controlado, toca ahora hacer balance de la situación. El secretario xeral de Medio Rural e Montes, Tomás Fernández-Couto reconoció ayer en el Parlamento, el esfuerzo y profesionalidad de las más de 600 personas que trabajaron en el control del incendio. \“Gracias a esto se pudo controlar en poco más de 50 horas, pese a las enormes complicaciones que presentó, con vientos fuertes del nordeste y varios fuegos simultáneos en la misma zona geográfica. Estas dificultades propiciaron que o incendio llegara a saltar el propio río Eume y a dividirse en dos flancos diferentes, cuyas cabezas fueron cortadas el mismo sábado por la noche\”, señaló

Los municipios de las Fragas do Eume se unen para iniciar su recuperación