Hasta que el árbitro quiso

el ideal gallego-2018-10-21-062-933688ea
|

Pagó, sobre todo, las decisiones arbitrales, pero también haber perdonado el segundo y reculado demasiado en buena parte del choque. El empate, probablemente, fuera justo teniendo en cuenta las ocasiones de ambos equipos, pero también es más que probable que el Deportivo hubiera regresado con el triunfo si el valenciano Ais Reig no se cruzara en su camino.
El de Alcoy expulsó primero a Duarte por una falta a Jaime Romero que previamente había intentado interceptar Borja Valle y posteriormente, fuera de sí, se cargó al berciano por protestarle que hubiera dejado sin castigar una agresión. También mandó al vestuario a Natxo. El Depor resistía a la heroica y acabó cediendo a los 94 minutos en un saque de esquina mal despejado.
Lo que mal acabó había empezado genial. El equipo salió al césped de El Arcángel conociendo las derrotas del líder y del Granada y sabiendo que la victoria le pondría por primera vez en puestos de ascenso directo a un punto del Málaga.
Tal vez motivado por eso, el Deportivo puso una marcha más en los primeros segundos y en poco más de dos minutos ya había logrado ponerse por delante en el marcador. El mejor inicio posible y, además, con la participación de las dos novedades del once. De los pases de Vicente surgió un pase en profundidad hacia Saúl García, el lateral sirvió el centro desde la banda izquierda, Carles Gil dejó pasar el balón y el imán de Quique lo cazó cerca del punto de penalti para engatillar la zurda y colocarlo lejos del alcance de Carlos Abad.
El Deportivo, como si se tratara de un monoplaza de la Fórmula Uno, optó por bajar las revoluciones para economizar y el colista, necesitado de puntos, dio un paso al frente. Los blanquiazules perdieron la solidez de la que han presumido en casi todos los encuentros, especialmente en los más recientes, pero entonces emergió la figura de Dani Giménez para tapar todas las vías de agua que surgían en la retaguardia blanquiazul.
La primera, a los trece minutos, en una jugada que nació de un saque de banda. Jaime Romero probó a Giménez con un disparo ajustado y el guardameta respondió con firmeza. Instantes después se estiró al máximo para sacar a córner un remate de otro ex del Lugo, Luis Muñoz, y en esa acción desde la esquina despejó un cabezazo a bocajarro de Quim Araujo
Sus intervenciones siguieron sosteniendo la ventaja mínima de un Deportivo al que le costó sacudirse los ataques del conjunto cordobés y que tardó muchos minutos en volver a tirar a puerta en todo el primer acto desde el gol de Quique González a pesar de los centros de Saúl y un córner, el único hasta el descanso, que ejecutó Krohn-Dehli.
Lejos de la máxima eficacia del Deportivo, la nula capacidad del Córdoba para aprovechar sus ocasiones. Hasta cinco saques de esquina tuvieron los andaluces. Y Dani Giménez siguió respondiendo a cada ataque.
Frenar los contragolpes del Depor cargó de amarillas a los locales. Aunque la que vio Quintanilla por un manotazo, sin el balón por medio, a Carlos Fernández, pudo ser roja. Su compañero de ataque, Quique González, estuvo a punto de ampliar la renta antes del descanso, pero su disparo, el segundo suyo y también del Depor en todo el primer acto, lo tocó lo justo el portero.
El Córdoba retocó el equipo tras el paso por vestuarios, el Deportivo mantuvo el mismo once con el que había iniciado el partido y repitió también salida al césped. Simón, solo, de cabeza, tuvo el segundo a los 48 minutos en un saque de esquina que ejecutó en corto Carles Gil para Krohn, pero el remate del canario se marchó fuera. Saúl, con amarilla, tuvo que dejar el césped cuando aún no se habían cumplido diez minutos de la segunda parte.
El Deportivo intentó bajar el ritmo del partido con la posesión, pero el Córdoba no se lo permitió. Apretó el equipo de Sandoval y volvió a encontrarse con Dani Giménez. Esta vez, para volar y sacar a mano cambiada un disparo de directo de falta de Javi Lara que había tocado levemente en la barrera e iba para dentro. El único fallo del cancerbero se produjo a los 63 minutos en otro disparo del ex del Eibar que se le escapó de las manos. Pero este Depor es un grupo solidario en el esfuerzo. Ahí estaba Domingos Duarte para desviar a córner.
El ejercicio coral del Deportivo en defensa se prolongó. En ataque apostaba decididamente por la contra, pero Carlos Fernández no aprovechó dos. Para cuando llegó la segunda, Ais Reig ya se había erigido en protagonista en perjuicio de los herculinos. l

Hasta que el árbitro quiso