El maquinista se niega a declarar ante la Policía Judicial, mientras sigue ingresado en Santiago

el maquinista francisco josé garzón amo resultó herido leve en el accidente de tren efe
|

El maquinista del tren Alvia que se estrelló el miércoles en Santiago, causando la muerte de 78 personas, se negó ayer a declarar ante la Policía, informaron fuentes de la investigación.
Mientras tanto, Galicia continuaba recuperándose del trágico accidente, que despertó la solidaridad y el reconocimiento a la población.
El conductor, Francisco José Garzón Amo, no quiso contestar al interrogatorio policial en el Hospital Clínico de Santiago en el que permanece ingresado debido a que también resultó herido en el accidente en el que murieron 78 personas.
Miembros de la Brigada de Policía Judicial acudieron ayer al hospital donde está custodiado para tomarle la primera declaración como imputado, pero decidió acogerse a su derecho constitucional a no declarar.

Actitud previsible
Fuentes policiales afirmaron que ya se preveía que esta iba a ser la actitud que adoptara el conductor a la hora de ser interrogado por los agentes.
El conductor fue detenido el pasado jueves a las 20.00 horas en el hospital en el que permanece ingresado imputado por \“imprudencia\”, según explicó ayer en rueda de prensa el jefe superior de la Policía de Galicia, Jaime Iglesias.
Iglesias indicó que Francisco José Garzón Amo está \“imputado por un hecho delictivo vinculado a la autoría del siniestro\” y que la declaración policial se puede producir \“en cualquier momento\”, mientras que la judicial podría tener lugar incluso en el centro hospitalario donde permanece detenido.
El jefe policial ya indicó que se tomaría declaración al maquinista \“a la mayor brevedad\”, en el momento en que su situación médica lo permitiese.

Cuestiones médicas
Abundó en que su pase a disposición judicial puede producirse \“en el hospital o donde estuviere\”, y que si la Policía no lo había interrogado antes había sido por \“cuestiones médicas o de orden de operativo policial\”.
El jefe superior de Policía de Galicia especificó que la detención del maquinista, que es policial y no a requerimiento del juez instructor del caso –que ordenó que la policía le tomara declaración como imputado–, se produjo a las 20.00 horas del jueves, cuando se le leyeron los derechos que tenía.
Insistió en que se trata de un atestado \“muy complicado\” y que hay que hacerlo \“con cuidado\” y bajo la tutela del fiscal y del juez, con los que debe haber un \“entendimiento permanente y continuo\”.
Respecto a la caja negra del tren, aclaró que está bajo custodia de la Policía Judicial, que tiene \“unas condiciones técnicas singulares\” para su apertura y que \“no se va a hacer nada con ella\” hasta que haya un acuerdo con la autoridad judicial, que \“está ocupada en estos momentos en otras tareas\”.
Iglesias incidió en que hay \“una cadena de custodia\” y que cuando la caja negra del tren se entregue al juzgado \“se decidirá cómo se procederá a su apertura y al desarrollo de la información bajo la tutela judicial\”.

Disposición judicial
El detenido puede pasar a disposición judicial en el mismo hospital. Las fuentes consultadas no pudieron precisar ayer cuándo será puesto a disposición judicial, aunque todo hace prever que será hoy.
Por otra parte, compañeros de Garzón ofrecieron ayer una rueda de prensa en la que detallaron que el tramo en el que se produjo el accidente requiere un cambio \“brusco\” de velocidad, de 200 a 80 kilómetros por hora sin que haya ningún sistema que obligue ni alerte del mismo.
\“De 200 a 80 son 120 kilómetros de diferencia, creo que es un descenso muy brusco para que no esté señalizado de alguna forma que te obligue a bajar la velocidad\”, explicó Manuel Mata, un maquinista que realiza la misma ruta que del convoy siniestrado, Madrid-Ferrol.
Indicó que el tren viene circulando por un tramo de 200 de kilómetros por hora con el \“moderno\” sistema Ertms, que controla la circulación –condiciones de la vía, del tren, circulación y velocidad– y es capaz de conducir y frenar automáticamente; y pasa a hacerlo por otro de 80 por hora controlado por Asfa, un sistema para vías convencionales que solo señaliza, explicó.
Si la señal está en verde –vía libre–, como en el caso del tren accidentado, \“no tienes que actuar\”, explicó Mata, y aunque el convoy circule con exceso de velocidad el sistema no ejecutará la parada de emergencia si no se superan los 200 por hora.
Es el maquinista quien para operar en la ruta tienen que haber pasado un examen práctico sobre la misma, el que decide el momento en el que debe comenzar a frenar en función del tipo de vehículo, carga y otros condicionantes, sin que exista ningún sistema de alerta u obligación.

Tramo con dificultad
\“Sabes donde está ese punto y donde tienes que frenar\”, subrayó Mata, para quien la explicación de lo ocurrido solo podrá extraerse una vez se conozcan los datos de las cajas negras.
Mata reconoció que la complejidad y dificultad de este tramo ha sido comentada en los \“foros\” de maquinistas pero admitió que la seguridad se ajusta \“a la norma técnica\”. \“No podemos denunciar algo que cumple con la norma técnica\”, afirmó.

El maquinista se niega a declarar ante la Policía Judicial, mientras sigue ingresado en Santiago