Patrimonio trabaja para "dar seguridad" al santuario de Muxía y vigila la bóveda

|

El subdirector de Conservación y Restauración de Bienes Culturales de Galicia, Manuel Chaín, ha dicho hoy que los técnicos trabajan para dar "seguridad" al santuario de A Virxe da Barca, construcción devorada por un incendio, y ha indicado que "eso es lo primero" sin descuidar la vigilancia sobre la bóveda.

A pie de obra, ha explicado a los informadores que hay operarios trabajando para "retirar los restos de fuego" y actuar "sobre el material que aún está ardiendo", de modo que la idea es "que deje de haber ese riesgo de fuego para evaluar los daños y, a partir de ahí, se sabrá el paso siguiente".

Probablemente, esta segunda fase pasará por una medida inmediata de protección para luego concentrar los esfuerzos en un proyecto de restauración.

La bóveda, el centro de todas las preguntas, es de ladrillo y en estos momentos está "soportando su peso y el de los restos de la madera quemada de la estructura".

Lógicamente, ha apuntado Chaín, "no se pensó para soportar ese peso, y si a ello le añadimos la posible agua que de la lluvia se acumule sobre ella, la situación teórica de riesgo aumentaría".

En todo caso, ha puntualizado que "a día de hoy no sabemos siquiera si hay ese riesgo. A lo mejor esa bóveda aguanta diez veces más ese peso. No podemos hacer nada más que llamar la atención sobre posibles riesgos porque aún no comprobamos ninguno".

Pero, ha proseguido, "si no lloviese dentro, sería una situación mejor".

Ha contado también que es necesario colocar "un paraguas" sobre ella, una lona o un plástico, desconoce el método, porque "para eso hay que subir a la cubierta y tener la garantía" de que el personal pueda trabajar en condiciones de seguridad.

Luego están otras condiciones, las climatológicas, que han de "permitir trabajar".

"Si la bóveda es capaz de mantenerse en pie y no tiene un riesgo estructural, los daños son la cubierta y la limpieza del interior del templo", ha expuesto, y ha remarcado que "no hay señales de riesgo inmediato. No hay un síntoma de ese riesgo".

En cuanto a los retablos, el mayor es irrecuperable, y, del resto, "lo que se conserva en pie" ha de ser valorado por los restauradores. "Tienen que venir, hacer los estudios y ver qué se conserva", ha concretado Chaín.

Si está la policromía y la madera, "es recuperable. El (retablo) principal no, no queda nada".

Consultado por un calendario de actuaciones, ha manifestado que se "trabaja continuamente y sin pausa" pero no hay una hoja de ruta como tal ni fechas mientras no se consiga hacer el oportuno análisis visual y el estudio.

Las hipótesis que manejan los técnicos sobre la causa de este fuego registrado el día de Navidad se centran en la caída de un rayo y, acerca de los daños, hay ya bastante información recabada pero por prudencia y respeto, la misma no se facilitará hasta que el examen esté completo, previsiblemente a principios de enero.

Patrimonio trabaja para "dar seguridad" al santuario de Muxía y vigila la bóveda