El Depor hace el ridículo

riki y manuel pablo salen del campo decepcionados por la derrota y el mal juego alfaquí
|

El Deportivo hizo el ridículo en Getafe, dio un paso hacia Segunda División, mostró su lado más oscuro y demostró, una vez más, que hay jugadores que, simplemente, o no dan calidad para jugar en Primera o no están ya para estos trotes.

Domingos apostó por Jesús Vázquez en la media junto con Abel Aguilar y Álex Bergantiños. Jugó en una especie de 1-4-1-4-1 para sumar hombres en la media. Además ubicó a Kaká junto a Zé Castro, debutando como blanquiazul.

Al primer minuto una pérdida de balón bien pudo costarle el gol a los deportivistas, pero se rehicieron para despejar. Tras una jugada personal de Riki por la banda y un disparo de Pizzi que se fue alto llegaba una de las jugadas clave del encuentro.

Riki era derribado por el guardameta local, Moyá (al que se le recuerdan sonoras pifias contra el Depor) señalando penalti Paradas Romero y expulsando al meta balear con roja directa.

Pizzi anotaba el 0-1 y el Getafe jugaría con un hombre menos hasta el final del encuentro. El asunto no se podía poner mejor para los herculinos.

Pero este equipo tiene muchos fallos, de concentración, pérdidas de pelota en situaciones que no acaban de entenderse bien. Así, en un error de Manuel Pablo, Colunga recuperaba el balón, pasaba a Barrada y entre Zé Castro y Evaldo derribaban al atacante azulón. Otra pena máxima y gol de Diego Castro para empatar el partido. Era el minuto 24 y el Getafe, con diez, hacía fácil lo difícil igualando el choque.

Se pasaba ahora a un partido trabadísimo, con pocos pases seguidos y con la sensación de que el Deportivo jugaba contra once y no contra diez. Los minutos finales de la primera parte fueron los de más claridad para los herculinos, con dos jugadas dignas de mención en el minuto 45. Zé Castro tuvo el gol en su cabeza, Abel Aguilar en sus botas, pero el portero local, Codina tras la expulsión de Moyá, desbarató el peligro.

En la reanudación el deportivismo se las prometía felices. De cualquier manera se jugaba contra diez y se esperaba que este hecho pasase factura a los madrileños. Domingos daba entrada a Camuñas por Jesús Vázquez para buscar más fluidez en la media, pero los herculinos no eran capaces de superar a un equipo que trabajaba bien, defendía bien y no les dejaba progresar.

Después de tres acciones de ataque del Getafe, con el Depor ‘a velas vir’, en el minuto 68 entraba Valerón para dar algo de claridad al juego blanquiazul. La salida del canario no aportó lo esperado y el equipo siguió jugando a nada, perdiendo la pelota al segundo pase, despejando mal, haciendo numerosas faltas y cayendo en la trampa azulona.

Sin embargo, a los 75 minutos, Riki gozaba de una gran oportunidad y su balón, de cabeza a centro de Pizzi, se marchaba alto por poco. Fue el espejismo antes de sumergirnos, una vez más, en la realidad de un equipo indolente y falto de recursos durante todo el partido.

A los 69 minutos Abel Aguilar veía la segunda amarilla y se iba a los vestuarios. Si contra diez el Depor no era capaz de imponerse, se abría ahora un drama, los getafenses llegaban a este tramo final del partido en línea ascendente y los coruñeses ‘en su línea’, o sea, desastrosos.

En el minuto 80 Barrada enviaba un pase perfecto para Álvaro Vázquez, le dejaban rematar, y anotaba el 2-1 de bella factura. En el 83, en una jugada de ataque rápida, de las que al Deportivo se le ha olvidado hacer, Colunga marcaba el 3-1 en el segundo palo. Ahí se acabó el ridículo deportivista. El sábado, ante el Granada, se verá lo que opina Riazor. Esto pinta fatal.

El Depor hace el ridículo