Barajan si un familiar del empresario amenazado de muerte tenía una deuda

Imagen de archivo de un vehículo de agentes de la Unidad Especial de Intervención de la Guardia Civil. EFE/Archivo

La Guardia Civil baraja si un pariente del empresario gallego del sector de la madera liberado tenía una deuda porque la familia directa de este hombre, amenazado de muerte, ha contado que "no debía nada" a ninguno de los siete detenidos en esta operación.
Esta noche ha sido liberado el empresario retenido en un habitáculo destinado a la ceba de cerdos en Xar, en la localidad pontevedresa de Lalín (Pontevedra), donde permanecía secuestrado desde el pasado sábado.
La operación comenzó en torno a las 2.15 horas y terminó a las 2.43, con la liberación del retenido y las detenciones de los que estaban en la casa.
El delegado del Gobierno en Galicia, Samuel Juárez, ha manifestado en una rueda de prensa celebrada en A Coruña que sabe "por la familia" que "el secuestrado no debía nada" a ninguno de los siete detenidos en la operación, aunque no ha aclarado si podría existir una deuda por parte de algún familiar.
Ha felicitado a los agentes por la manera de resolver el caso en una "operación modélica" en la que "no se ha causado casi ningún daño al empresario secuestrado" en una operación que "sigue abierta" después de un rescate "en el último momento", pues los "secuestradores ya habían dado un ultimátum".
El responsable de la Comandancia de la Guardia Civil en A Coruña, el coronel Benedicto González Delgado, ha explicado que a la vista de la información surgida de que los secuestradores habían pedido un rescate, suponen que el móvil era económico, pues fuentes consultadas por EFE apuntan a que se habían solicitado 70.000 euros.
González ha revelado que el retenido "se encontraba en condiciones infrahumanas", en un habitáculo de dos metros de largo y uno de ancho con un colchón y un espacio libre "con un montón de serrín donde hacía sus necesidades justo al lado de donde tenía la almohada que le servía de cabecera".
El empresario lo pasó "realmente mal", pues tuvo "una capucha en todo momento" en este recinto en el que a la hora de la liberación la temperatura era de apenas 6,5 grados centígrados mientras que fuera había siete.
En la casa, en la que se requisó una pistola de pequeño calibre, había un matrimonio entrado en años, otra persona bastante mayor, una joven y otro que tenía antecedentes penales, además de un menor de catorce años que era nieto del matrimonio y es el único no detenido. Fue puesto bajo la custodia de su padre.
Dos de los arrestados, cuyas identidades todavía se desconocen, tenían antecedentes por delitos contra la propiedad y uno había estado en prisión por un homicidio lo que "preocupaba" a la Guardia Civil, por el posible "desenlace" del proceso.
Después de las primeras cinco detenciones en el domicilio, la investigación llegó a Boimorto y a Melide, ambas localidades cercanas a Lalín, aunque pertenecientes a la provincia de A Coruña, y en la segunda los agentes se toparon "de frente con uno de los vehículos sospechosos (...) y al intentar interceptarlo embistió, quedaron los dos vehículos inutilizados" y se detuvo a los dos ocupantes, padre e hijo. Es lo que se conoce de ellos.
El general jefe de la Guardia Civil en Galicia, José María Feliz Cadenas, ha aplaudido la "entrega, entusiasmo, capacidad de trabajo y sacrificio, con trabajo durante la mañana, la tarde y la noche y una excelente coordinación".

Barajan si un familiar del empresario amenazado de muerte tenía una deuda

Te puede interesar