Una protesta ciudadana consigue evitar el desahucio de O Castrillón

Copia de El Ideal Gallego-2013-10-09-001-99cc5c41
|

La calle de Antonio Noche, en O Castrillón, se convirtió ayer en el escenario de un nuevo triunfo para Stop Desahucios que consiguió detener el lanzamiento de una mujer, Elisabeth Sanlés, de 36 años, que lleva un año en paro y sin pagar el alquiler y que es madre de tres hijos de 3,4 y 11 años que debido al problema al que se enfrenta no viven con ella. El momento de más tensión se vivió a las diez y media de la mañana, cuando hicieron acto de presencia los funcionarios del partido judicial, que no pudieron acceder al domicilio de la afectada porque se lo impidió una muchedumbre formada por más de cincuenta personas.
Los funcionarios y abogados que los acompañaban, cuatro personas total, se retiraron hasta una esquina de la manzana perseguidos por los megáfonos y algún que otro insulto subido de tono (una manifestante llamó \“zorra\” a una funcionaria) pero no hubo violencia alguna. Tras deliberar durante unos minutos y, ante la imposibilidad de llevar a cabo su cometido, puesto que no había presencia policial, se retiraron mientras en la calle sonaban aplausos.
Un portavoz de Stop Desahucios, Héctor Tejón, señaló que, aunque es cierto que la afectada lleva un año sin pagar el alquiler, cualquier persona podría solidarizarse con ella: \“Estás desempregada, non tes cartos e non tes onde ir\”. Sanlés, además, sufre fibromialgia, lo que limita el esfuerzo físico que puede realizar. Por eso tuvo que rechazar una vivienda de protección social de la Xunta, en un cuarto piso sin ascensor. Tejón achacó este detalle a un fallo en el sistema telemático de la Consellería de Benestar. \“Ë curioso que teñan unha oficina de axuda o desafiuzado en Santiago cando a xente tampoco pode pagarse o desprazamento\”.

aplazamiento
De momento, Sanlés y los activistas que la apoyan, entre los que se encuentran otros afectados por los desalojos como los vecinos del Ofimático y el portavoz del BNG en el parlamento, Francisco Jorquera, han ganado tiempo para llegar a un acuerdo. El titular del juzgado número 9 le informó personalmente el viernes pasado que no existía una base legal que permitiera suspender el lanzamiento, que solo se ha aplazado. Las autoridades tampoco han querido emplear la fuerza para hacer cumplir la orden de desahucio para evitar escenas como las que se dieron en febrero, durante el caso de Aurelia Rey, de manera que, aunque las unidades de antidisturbios estaban preparadas para actuar, no llegaron a desplegarse.
Tras esta pequeña victoria, Stop Desahucios espera que la Xunta zanje el conflicto ofreciendo a Sanlés una vivienda social con ascensor. \“Por ahora hay muchos rumores –explicó la afectada, que agradeció el apoyo recibido por amigos y desconocidos– pero nada en firme. Y yo hasta que tenga un papel no puedo decir que esto haya acabado\”.

Una protesta ciudadana consigue evitar el desahucio de O Castrillón