La “reconquista” del centro urbano para los peatones costará más de 16 millones

el pepri prevã© ensanchar la acera del cantã³n pequeã±o suprimiendo un carril de circulaciã³n susy suã¡rez
|

El Pepri está a disposición de cualquiera que quiera consultarlo y con dos meses de plazo para presentar las alegaciones que cada coruñés considere oportunas. El documento, que regula el futuro de la Ciudad Vieja y Pescadería esconde entre sus muchas páginas una clara apuesta por recuperar espacios para los peatones.

Se trata de un ambicioso proyecto dividido en dos fases, que incluye más de quince ámbitos de actuación y que está calculado en algo más de 16.200.000 euros, de los que 11.500.000 son para su ejecución material.

 El Pepri desglosa        en dos fases más de quince actuaciones, todas ellas dirigidas a facilitar la movilidad a pie

PRIMERA FASE

Si bien el documento, ya aprobado de forma inicial por el pleno municipal, no entra a detallar plazos de ejecución, sí diferencia claramente las dos fases que se refieren a la movilidad.

En la primera se centra por un lado en la circunvalación de la Ciudad Vieja, y por otro, en San Andrés y Santa Catalina.

En la segunda fase, se abordan actuaciones en Panaderas, la calles de Cordelería y Orzán, el Cantón Pequeño, plaza de Mina y Juana de Vega, el paseo de la Dársena, el entorno del hospital Abente y Lago y las inmediaciones de la plaza de San Agustín.

La reordenación de San Andrés y Panaderas cabalga por las dos fases del plan, y apuesta por seguir el modelo del tramo ya reformado, aplicándolo también a algunas de las calles adyacentes. Quizá la gran novedad que aporta el Pepri es la reestructuración del tráfico en Panaderas. El ensanchamiento de las aceras, una propuesta recurrente en todo el documento, parece condenar a la calle al sentido único.

Se apuesta por hacer peatonal la plaza del Pintor Sotomayor, y uno de los sentidos de Zalaeta entre Corralón y la calle del Hospital. También contempla prolongar la peatonalización de la calle del Orzán hasta Cordelería.

Otra de las zonas que recibe un buen “repaso” es el entorno de la murallas, el Rectorado y la Hípica, donde el pavimento de granito cobrará protagonismo para que los peatones puedan disfrutar del baluarte, cuya recuperación está también incluida en el Pepri y es de inminente ejecución. Una nueva rotonda acabará con el “tapón” de la Maestranza, permitiendo conectar el Paseo Marítimo con Millán Astray, para canalizar así el tráfico hacia la plaza de España, Hospital y el Paseo Marítimo.

El tercer gran eje de actuación es el que comprende el Cantón Pequeño –que ensanchará la acera a cuenta de uno de los carriles de circulación–, Juana de Vega –que ganará aceras y una mediana más generosa– y el entorno, en donde destaca la supresión del tráfico en el Paseo de Coches, para convertir Méndez Núñez en un solo bloque. Algo similar sucederá en las plazas de Azcárraga y la Constitución.

La “reconquista” del centro urbano para los peatones costará más de 16 millones