La deforestación aún deberá esperar otros cuatro meses

|

SI Frank de la Jungla no fuese tan facha como es y hubiese firmado el manifiesto de apoyo a la Marea ya le habría caído un contrato –30.000 euros del ala, o así– para que grabase en A Coruña unos episodios de sus ecológicas series. Llevando como lleva la ciudad dos años a monte. dispondría de unos escenarios naturales incomparables. Podría encontrar hasta dragones de Komodo. Tan bravo está todo que hasta la concejala de Bienestar Vegetal, María García, biotopo pata negra, se ha dado cuenta de que hay que meter la podadora, porque con el herbicida no tóxico no vale de nada. Es más, anunció que habrá un comando de lucha contra las malas hierbas –ella las llamó ¡hierbas espontáneas!, ja, ja, ja– que irá armado con una máquina de vapor –no se sabe si será una locomotora de los tiempos en los que ni se hablaba del AVE reconvertida en tecnología punta o una vaporeta– recorriendo las zonas verdes. Por cierto, la concesionaria de los parques y jardines ya anunció que en sus cuatro primeros meses de contrato no hará nada; se limitará a estudiar el estado de la selva local... a ver si para los cuatro siguientes hay un poco más de suerte y se pone a trabajar. FOTO: garcía, con un árbol de juja | aec

La deforestación aún deberá esperar otros cuatro meses