Los motivos sanitarios parece que ya no importan nada

|

El Gobierno ha decidido que el próximo día 21 se acabará el estado de alarma. Atrás quedarán, con ello, las restricciones a la movilidad de los ciudadanos que nos han tenido recluidos en nuestros hogares. Y, también, atrás quedarán esos informes que tenían que aportar las comunidades para poder avanzar en la desescalada. Lo peor de esta situación es que la decisión está ya tomada sin atender a esos criterios sanitarios con los que se justificó la prohibición del tránsito entre provincias. Esto significa que, independientemente de como sea la situación de la pandemia en su zona, cualquier español podrá desplazarse a donde quiera, con el riesgo que esto supone para la propagación de una enfermedad que se ha mostrado altamente contagiosa. Tiene mucha razón el presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, cuando culpa al Gobierno de haber perdido el tiempo al no dotarse de una herramienta legal que prohiba esos movimientos más allá de la del estado de alarma. Ojalá que no tengamos que lamentarnos en breve de este error. FOTO: alberto núñez feijóo | aec

Los motivos sanitarios parece que ya no importan nada