El deficiente don de lenguas de Sánchez

|

¡CÓMO cambian los tiempos! Cuando Aznar aún no se había metido a lobista, con “b”, no con “v”, o sea, que no es un depredador de mujeres, sino de voluntades, y se dedicaba full time a la política, demostró que tenía el don de lenguas. Andaba escaso de diputados, así que cortejó a don Pujolone para que sus subordinados apoyasen su investidura. Para hacer más creíble su petición confesó que hablaba catalán en la intimidad. Su casa debía parecer la torre de Babel. Todos políglotas, pues su mujer, Ana Botella, se reveló años más tarde como una experta en idiomas. ¡Ay, aquella cup de café con leche! Pedro “La sonrisa” Sánchez va por el mismo camino, pero cuenta con la ayuda de las nuevas tecnologías. No ha tenido que reconocer que fala galego, simplemente recurrió a Twitter y poco antes de iniciar su reunión con Feijóo colgó un tuit escrito en vernáculo anunciando la entrevista. Eso sí se le colaron unas “infraestructuras” con “c” antes de la “t” que bien valían una beca para cursar el Celga 1. FOTO: sánchez y feijóo, a la puerta de la moncloa | efe

El deficiente don de lenguas de Sánchez