Un vicepresidente con la piel muy fina

|

Podemos tiene una vara de medir bastante peculiar. Por un lado, pretende que en el Congreso, mediante una ley, se retire el delito de injurias al rey. Se supone que por su cargo, el monarca tiene que aguantar cualquier impertinencia que se le ocurra al podemita de turno. Sin embargo, Pablo Iglesias, que también es cargo público, no tiene que soportar que le llamen marqués de Galapagar. Su partido piensa que es tan ofensivo que ha solicitado que se retire del libro de sesiones del Congreso, después de que Vox utilizara ese apelativo. Lo dicho, una vara de medir de lo más peculiar. FOTO: pablo Iglesias | aec

Un vicepresidente con la piel muy fina