Un precedente muy peligroso

|

Hacía tiempo que se sospechaba, pero ayer se confirmó que Nissan cerrará su planta de Barcelona. De golpe, y tal vez en el peor momento, 3.000 empleos directos y otros 12.0000 indirectos se han volatilizado. La dependencia de la industria del automóvil de las marcas extrajeras contrasta con el hecho de que esta industria suponga el 10% de nuestro PIB (el turismo supone el 14%). Pero más allá de esta dramática situación da miedo pensar en que se produzca un efecto contagio y más marcas opten por una decisión similar. Ni Vigo ni Galicia se pueden permitir el lujo de imaginar un futuro sin la planta de PSA. FOTO: cartel de nissan entre el humo de las protestas | efe 

Un precedente muy peligroso