Otra oportunidad que pierde la Marea

|

SI la concejala de Bienestar Vegetal, María García, biotopo pata negra, hubiese estado diligente –como dice Urdangarin no se puede pedir al olmo que dé peras– hubiese podido aprovechar una de esas oportunidades que solo se presentan una vez en la vida. Resulta que unos burros se zamparon las flores del jardín de una cárcel de la India y los condenaron a pasar unos días en prisión. La edil podría haberse traído a los asnos, encargarles que adecentasen a bocados la ciudad que tiene a monte y después utilizarlos para que estrenasen el Proxecto Cárcere. Cada día que pasa es más necesaria la espabilina en María Pita. FOTO: un par de burros | aec

Otra oportunidad que pierde la Marea