El centro de salud más disparatado del mundo

|

NO hace falta tener estudios de arquitectura, ni siquiera tener un amigo con el que jugar a ser regenerador urbano y diseñar un intrincado laberinto de paso subterráneo bajo Alfonso Molina para librar a las ranitas –¿batracios lavedrienses?– del riesgo de atropello cuando les da por cruzar la carretera, para darse cuenta de que un centro de salud debe ser un espacio donde moverse resulte fácil; y más en una zona donde entre sus habitantes abundan las personas mayores. Sin embargo, entre los miembros de la Marea, nasía pa’ganá, cuesta asimilar esa idea –¡les cuesta asimilar tantas ideas!– y están empeñados en que el ambulatorio previsto para el mercado de Santa Lucía cuente con cuatro plantas. Los vecinos y los comerciantes de A Falperra ya han dicho que rechazan ese proyecto; la Consellería de Sanidade ha señalado que se trata de un diseño disparatado, pero los mareantes ni se inmutan; ellos han dicho que hay que tirar pa’rriba y pa’rriba quieren tirar. A lo mejor hasta pretenden que las instalaciones carezcan de ascensor. Pero eso por ahora no se sabe; habrá que esperar, por lo tanto, un poco. ¡Qué nervios! FOTO: el alcalde explica el disparatado proyecto | patricia g. fraga

El centro de salud más disparatado del mundo