El fraude cruel de las multas falsas

|

Que a uno le llegue una multa de tráfico ya le amarga el día. Si encima es un fraude con el que un ciberdelincuente intenta hacerse con datos personales o dinero ya es para echarse a llorar una semana entera. La DGT alerta de una nueva campaña de phishing en la que llega un correo electrónico advirtiendo de que hay una sanción sin pagar y un enlace en el que hay que pinchar para conocer los detalles. Y en eso es en lo que hay que fijarse precisamente, en los detalles: la dirección desde la que llega el correo, la urgencia con la que reclama una respuesta y la gramática y ortografía. Los malos casi nunca escriben correctamente. FOTO: una multa de verdad | aec

El fraude cruel de las multas falsas