Duelo a muerte en la junta del Deportivo

|

EL finiquito de Víctor Sánchez del Amo debió incluir una cláusula secreta que le permitía llevarse de Riazor el espectáculo, porque desde que se fue –ya desde unos meses antes de su marcha– no se ha vuelto a ver ni una demostración de calidad teñida de blanco y azul. Este año la cosa no va mal, pero en Segunda no es lo mismo, como no es lo mismo un concierto de los Rolling Stones que de Os Diplomáticos de Monte Alto. Desterrados del estadio, los espectáculos encontraron refugio en un espacio más reducido: la ciudad deportiva de Abegondo. Pero allí no se trataba de darle al balón con acierto, sino al compañero. Luisinho, Arribas, Albentosa... parecían los colegas de entrenamiento de Mike Tyson. Pero llegó Carmelo del Pozo, hizo limpieza y ahora el espectáculo no lo protagonizan tipos vestidos con ropa de deporte, sino con traje y corbata. El duelo entre Tino Fernández y Miguel Otero, el candidato a la presidencia que nunca lo fue, se recordará durante mucho tiempo. Hubo palabras muy gruesas, pero también verdades por las dos partes; aunque más por una que por la otra, como es habitual desde que comenzaron las hostilidades entre ambos. FOTO: tino fernández, durante la asamblea del deportivo | javier alborés

Duelo a muerte en la junta del Deportivo