Un balonazo de otra dimensión

|

IKER Jiménez, hijo putativo de Jiménez del Oso y de J.J. Benítez, especialista en misterios y avanzado para su tiempo, pues ya anda por el cuarto milenio, tiene también preocupaciones más terrenales: el fútbol. Al parecer, un internacional español, que residía en una vivienda de lujo en Londres, se enfrentaba a fenómenos paranormales con mucha frecuencia. Una mano invisible abría un grifo; una noche esa mano se le apareció unida al resto del cuerpo, que era el de una anciana vestida con un hábito como de monja. A seis siete compañeros de equipo que vivían por la zona, les sucedía algo parecido... A ver si va a ser verdad que hay dopaje en el fútbol. FOTO: iker jiménez | aec

Un balonazo de otra dimensión