Una decisión sobre la que todavía quedan muchas dudas

Un operario retira el retrato del rey emérito Juan Carlos I de la Sala de Gobierno del Legislativo foral del Parlamento de Navarra horas después de que la Junta de Portavoces aprobase el acto con los votos del Partido Socialista de Navarra,
|

todavía quedan muchas incógnitas por resolver en la salida del rey emérito de España. Nadie duda de que la decisión, más allá de que tuviera que ser aceptada por don Juan Carlos, fue consensuada entre el Gobierno de Pedro Sánchez y su hijo, Felipe VI. Los escándalos que rodeaban a la figura del monarca estaban minando la credibilidad de la institución en un momento que, además, no era el más propicio. Con una crisis sanitaria y otra económica de dimensiones que todavía no se conocen, dar argumentos a quienes se plantean el desmantelamiento de todo el sistema del Estado, no parece lo más adecuado, por mucho que algunos de estos especímenes se sienten en la mesa del Consejo de Ministros. Además, queda por saber cómo se resolverá la incógnita de la protección de Juan Carlos I ahora que ya no está en España, ya que se pone a tiro de la fiscalía suiza, que fue la que inició todo este follón con su investigación. Todavía tendrá que pasar algún tiempo para saber si fue una decisión acertada. Foto: Un operario retira el retrato del rey emérito Juan Carlos I de la Sala de Gobierno del Legislativo foral del Parlamento de Navarra | aec

Una decisión sobre la que todavía quedan muchas dudas