Pedro Sánchez intenta convencer a los barones del PP

|

El Gobierno ha decidido tirar de manual y darle una vuelta a aquello de divide y vencerás. Después de que las dotes de persuasión de Pedro Sánchez se mostraran inútiles para convencer a Pablo Casado de la necesidad de que el Partido Popular respaldara una nueva prórroga del estado de alarma, el presidente echó mano de su vicepresidenta primera, Carmen Calvo, para intentar minar la unidad del PP a través de los barones del partido. Y parece que lo consiguió. De entrada, y tras conversar con Calvo, Alberto Núñez Feijóo se mostró medio a favor de darle un respiro al Ejecutivo. Ya se sabe, lo primero es la salud y no hay que dejar actuar, y, a pesar de que de nuevo se les ofrecen hechos consumados, el presidente de la Xunta no vería mal que se le diese una oportunidad al Gobierno para reorganizar la salida del estado de alarma. También Ayuso se mostró favorable a esa última oportunidad para Sánchez y los suyos. Falta por saber qué hará mañana Pablo Casado que, al final, es el que tiene la última palabra. FOTO: Casado y Feijóo, compartiendo en otros tiempos confidencias | aec

Pedro Sánchez intenta convencer a los barones del PP