El ministro de Sanidad recomienda, pero no asume

|

Salvador Illa, el ministro/candidato, tiene un morro que se lo pisa. No solo no está dispuesto a renunciar a su cargo para competir con sus rivales de las catalanas en igualdad de condiciones sino que, además, cada vez que puede, chupa cámara por eso de lograr su minuto de gloria que, a estas alturas, ya es más de una hora. La cuestión es que Illa, que en esto de la gestión de la pandemia no está haciendo nada, ya que toda la responsabilidad recae sobre las comunidades autónomas, se permite advertirnos de que vienen “semanas duras”. A lo mejor, siendo el máximo responsable de la Sanidad del país, lo que tendría que hacer Illa es establecer las medidas que garanticen que no se produzcan esas semanas duras. Del mismo modo, cuando avisa de que debe mejorar el ritmo de la vacunación, lo normal es que el Gobierno establezca las reglas y obligue a las comunidades a cumplirlas. Pero no. Eso sería tener que asumir responsabilidades y, ya se sabe que ni Illa ni el propio Pedro Sánchez, quieren saber nada de responsabilidades. FOTO: Salvador Illa, ajustándose las gafas | europa press 

El ministro de Sanidad recomienda, pero no asume